Imagen de la reunión en la Conselleria de Salut. | COMIB

La consellera de Salut, Patricia Gómez, descarta la idea planteada por los médicos de reagrupar servicios o cerrar antes los ambulatorios porque no hay facultativos suficientes para atender todas las consultas. Era una de las soluciones que proponían estos profesionales ante la imposibilidad de atraer a nuevos compañeros, ya que denuncian que en ocasiones un sólo efectivo se ha tenido que hacer cargo de la agenda de pacientes de hasta tres.

La consellera de Salut ha desgranado en la reunión todas las actuaciones llevadas a cabo desde 2015 para mejorar el sistema de Atención Primaria. Sin desdeñarla, el presidente del Col·legi de Metges de Balears, Carles Recasens, ha sido tajante: no es suficiente. «Hemos transmitido la situación de todos los médicos, cuál es la realidad y que, pese a las inversiones, ha ido a peor», ha señalado. Recasens ha asumido la palabra en nombre de todos los presentes pues era quien mejor podía disimular el malestar general del colectivo tras el encuentro. En ningún momento se plantean movilizaciones o medidas de protesta pero se encuentran con una situación sin visos de mejora.

Los médicos han expuesto de nuevo la precariedad laboral de su día a día, con agendas que pueden llegar a los 50 pacientes por jornada (cuando lo óptimo serían 25) y cómo está afectando a la salud mental del colectivo. Pero la consellera insiste en que hace lo que puede y en que la situación es similar en el resto del Estado. «No tenemos limitación presupuestaria para contratar a médicos de familia, pediatras o anestesistas», ha insistido Patricia Gómez. Sin embargo no vienen, o no lo suficiente. En diciembre empezarán a trabajar 16 médicos nuevos en Atención Primaria de Mallorca con lo que se logra rebajar la media de cupos de los 1.850 actuales por médicos a más de 1.700 pacientes. Así pues la medida sigue dejando a Balears como la comunidad en la que los médicos tienen a más ciudadanos asignados.