El conseller d'Educació. | Redacción Local

El conseller d'Educació de Baleares, Martí March, ha enfatizado el papel de «la escuela» como «gran observadora de lo que sucede» en relación al caso de la niña maltratada en Palma a diario por su familia, la cual la esclavizaba y pretendía obligarla a contraer matrimonio en contra de su voluntad. En rueda de prensa, March ha revelado el importante papel que ha jugado el centro educativo en el que la niña está escolarizada, a la hora de tener la constatación del trato indigno e ilegal al que su padre la sometía, y poder poner remedio a una situación que ha escandalizado a la sociedad mallorquina nada más conocer los detalles.

«Rechazo, no hace falta decirlo» ha expresado el conseller balear al valorar la noticia adelantada en primicia por Ultima Hora, a preguntas de los periodistas este miércoles por la mañana en una comparecencia pública, antes de asegurar que este caso «ha sido detectado porque hay cosas que los docentes conocen», al tener una relación diaria y muy cercana a los escolares, y «se empieza a constatar que alguna cosa no funciona», bien sea en el ámbito familiar o en el propio centro.

Noticias relacionadas

El máximo representante del departamento de Educación del Govern se ha referido así al caso de la niña apaleada en Palma, cuyo progenitor ha sido puesto en libertad este mismo miércoles tras declarar en los juzgados de la capital balear. La menor permanece ingresada en un centro tutelado a cargo de las instancias insulares del Consell de Mallorca, y se ha dictado una orden de alejamiento. La madrastra también fue imputada, pero pudo eludir el arresto al tener dos niños muy pequeños a su cargo.

El juez entiende que al tener retirada la custodia y dictada una orden de alejamiento de su hija no existe peligro para la niña. Se trata de medidas de carácter provisional hasta que los investigadores de la UFAM (Unidad de Atención Familia Mujer) de la Policía Nacional finalicen con las diligencias de investigación y el juzgado responsable del caso acabe con la instrucción. Una vez juzgado, las diferentes medidas por los graves hechos imputados pasarán a ser firmes.