El director general de Model Econòmic i Treball, Llorenç Pou, ha señalado que las cifras confirman un nivel de actividad especialmente elevado. | CAIB

Uno de cada dos empleos creados en España en el tercer trimestre del año fue en Baleares. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos este jueves reflejan el impulso en la actividad económica y el mercado laboral que el archipiélago tuvo entre julio y septiembre. La ocupación respecto al anterior trimestre creció en 41.700 personas (6,8 % de incremento intertrimestral), más de la mitad de las 77.700 (+0,4 %) registrados en el conjunto del Estado. En términos interanuales el crecimiento de la ocupación en Baleares fue aún mayor, alcanzando un 7,2 %. El director general de Model Econòmic i Treball, Llorenç Pou, ha señalado que las cifras confirman un nivel de actividad especialmente elevado, con un total de 654.100 ocupados en las Islas en el tercer trimestre.

Se trata de un dato con el que la comunidad encadena tres trimestres consecutivos en máximos históricos, lo que consolida, en sus propias palabras, «una nueva situación laboral postpandemia» en la que «Baleares continúa liderando la creación de empleo en España». Por lo que respecta al paro, este se redujo a la mitad respecto a hace un año: 31.900 personas, un -44,3 %. La reducción intertrimestral se quedó en el -35,9 %, con 22.500 personas desempleadas menos respecto al periodo comprendido entre abril y junio y una tasa de paro del 5,8 %. Estas bajadas del desempleo son las más pronunciadas a nivel estatal e incluso se revelan, ha subrayado Pou, como «claramente mejores que las de 2019», año en que la tasa de paro fue del 8,2 %. De hecho, no existía una tasa de paro inferior desde el tercer trimestre de 2007.

Por otro lado, los jóvenes (hasta 30 años en términos estadísticos) son el sector poblacional más favorecido por la transformación de contratos temporales en indefinidos (la tasa de temporalidad se ha reducido un 19,7 %), ya que esta franja aglutina hasta el 40 % del total de estas modificaciones contractuales. Por su parte, los sindicatos CCOO y UGT celebraron los datos e insistieron de nuevo «la necesidad de subir salarios para que las familias puedan afrontar la inflación». Según han reivindicado, el aumento del empleo no ha ido acompañado de «un reparto equitativo» de los beneficios ni tampoco de la actividad laboral, ya que muchas trabajadores han sufrido cargas de trabajo «abusivas».