El de Coma den Vidal es el último refugio que se ha adherido a la red del Consell de Mallorca.

El auge del montañismo en Baleares ha disparado las reservas en los refugios de la Ruta de Pedra en Sec en el último año pasando de 9.333 en 2021 a 25.075 reservas en 2022. A ellas hay que sumarles las estancias en los refugios del Govern (6.543 hasta la fecha) y las de las zonas de acampada (12.586 hasta ahora), ambas gestionadas desde el Ibanat.

El montañismo es una práctica exclusiva del público local ni mucho menos. El senderismo es (junto con el cicloturismo y el golf) uno de los productos turísticos estrella del invierno en Baleares, especialmente en Mallorca. Se inició hace años con la llegada de los turistas alemanes, ahora se ha diversificado y también lo demandan los austriacos, suizos, franceses y británicos, explican fuentes del departamento insular de Turisme. Las agencias de viaje especializadas son de estos mismos países. Algunas de ellas ya han abierto bases en Mallorca, pero además son muchas las empresas locales que apuestan por el sector.

El Consell considera el montañismo como un modelo de «turismo óptimo» que inicia la temporada en enero (hasta mayo) y repunta a partir de septiembre. Al ser un «producto estratégico» el Consell tiene alianzas de comárketing para potenciar Mallorca como destino turístico senderista. También hace patrocinio de eventos que ayuden a desestacionalizar. La red de refugios públicos del Consell de Mallorca está integrada por los refugios de Can Boi (Deià), Muleta (Sóller), Tossals Verds (Escorca), Son Amer (Escorca), Pont Romà (Pollença) y la Coma den Vidal (Bunyola) que ha sido el último en abrir sus puertas. Todos ellos se pueden reservar a través de su página web.

Por su parte el Govern gestiona 12 refugios distribuidos por distintos puntos de Mallorca: Alzina, Arenalet, Binidaldó, Binifaldó Petit, Es Oguers, Coll Baix, Coma de Binifaldò, Cúber, Gorg Blau, Lavanor, Son Moragues y Son Real . También las zonas de acampada de Sa Font Coberta,Es Pixarells y Marjanor. Los refugios del Consell tienen una tipología más similar a albergues y (salvo excepciones) ofrecen la posibilidad de dormir en habitaciones, a partir de cuatro plazas. También disponen de servicio de comedor. En cambio los refugios del Govern se reservan de forma individual. Son pequeñas construcciones equipadas con los elementos más básicos como cocina de leña y váter químico. Estos últimos se pueden también reservar online a través de la web del Ibanat.