El director general del IB-Salut, Manuel Palomino.

El PP ha denunciado este jueves que hay más 'enchufados' por parte del director general del IB-Salut, Manuel Palomino. El portavoz parlamentario de los populares, Toni Costa, ha asegurado que «además de su esposa, hijo, hija y nuera, el PP ha tenido ahora conocimiento de que la sobrina de Palomino y la pareja de ésta también ocupan puestos en el departamento de Gestión Sanitaria y Asistencial de las Illes Balears (GSAIB)». Costa ha realizado estas declaraciones tras la reunión de la Junta de Portavoces, en la que los partidos que apoyan el Govern han rechazado que la consellera de Salut, Patricia Gómez, comparezca en el Parlament para explicar este asunto.

«Primero supimos que la mujer de Palomino se había beneficiado de una oportuna promoción interna en el IB-Salut, que su hija y su nuera se habían visto también beneficiadas de un oportuno traslado de Son Espases al hospital psiquiátrico, donde sus condiciones laborales son mejores, y que su hijo, sin ningún proceso de selección ni formar parte de ningún bolsín, ha sido contratado en el GSAIB, entidad de la que Palomino es único gestor. Y tras todo esto sabemos ahora que, además de su mujer, su hija, su hijo y su nuera, su sobrina y la pareja de esta también han sido contratados en el GSAIB», ha reprochado Costa.

Según Costa «el enchufismo y nepotismo en la Conselleria Familiar de Salut comenzó desde que Francina Armengol nombró a Patricia Gómez consellera». En este sentido, ha criticado que «lo primero que hizo Gómez fue nombrar a su entonces pareja y ahora marido, Juli Fuster, director del IB-Salut. Un claro caso de nepotismo por el que existe un mandamiento del Parlament del mismo mes de septiembre de 2015 que exigía el cese inmediato de Fuster por un caso clarísimo de nepotismo. Ni Gómez ni Armengol destituyeron a Fuster».

Noticias relacionadas

En este punto, ha recordado que se trata de «un nepotismo con el que continuó el propio Fuster cuando el pasado verano, «por no abstenerse en un caso evidente de abstención en unas oposiciones en las que participaban su hija y su yerno, hubo de dimitir por ponerse claramente de manifiesto que se debería haber abstenido de excluir a otro candidato y, aun así, pidió informes para excluir candidatos de esa misma oposición. Por lo tanto, la consellera era perfectamente conocedora de los hechos y no exigió a su marido la abstención en la exclusión. Por ello, el PP pidió la dimisión de Gómez».

Costa ha asegurado que «la Conselleria Familiar de Salut está en una situación de ‘operación salida’ que se completa con nueve miembros de la dirección de la Conselleria, incluido el jefe de Gabinete de la propia consellera, formando parte en bolsines para acceder a plazas en el IB-Salut. Todo ello con el silencio total y absoluto de Patricia Gómez y Francina Armengol».

Explicaciones

Ante esta situación, el PP ha exigido explicaciones. «No puede ser que la Conselleria Familiar de Salud continúe así, porque no viene de ahora». A su modo de ver, pese a que los partidos que dan apoyo al Govern han votado contra la comparecencia de Gómez en el Parlament, la consellera no podrá evitar su comparecencia ante la comisión parlamentaria de Salut. «Una comparecencia que será obligatoria porque así lo pedirá el Partido Popular que, con una quinta parte de diputados como tenemos, deberá comparecer obligatoriamente para dar explicaciones de una situación que, cómo mínimo, despierta preocupación entre los ciudadanos de Balears», ha espetado.