El barco, este jueves, atracado en el puerto de Palma.    | Gabriel Alomar

El puerto de Palma recibió este jueves la primera visita del crucero de superlujo Le Champlain, de la naviera Ponant. Concebido a imagen de un megayate, pertenece a la clase Explorers, dedicada a los más célebres navegantes franceses. En este caso al padre de la Nueva Francia, con el histórico territorio de Quebec, en Canadá. Entre sus instalaciones a bordo destaca por su diseño el Blue Eye Lounge, un night club submarino, provisto de un espectacular ventanal ovalado con vistas al fondo del mar.

Una instalación que evoca al legendario Nautilus, de Jules Verne. Con capacidad para apenas 184 cruceristas distribuidos en un total de 92 suites y atendidos por 118 tripulantes, este buque fue construido por los astilleros Vard, el casco en Rumanía y la superestructura en Noruega.

El barco ofrece exclusividad a bordo. Fotos: CRUCEROS.ES

Con 9.900 toneladas de registro, Le Champlain, mide 131 metros de eslora, y ofrece a bordo una atmósfera íntima y sofisticada. Se trata de una alternativa cada vez más solicitada a cargo de una clientela que busca un producto muy distinto al que representan los megacruceros. Procedente de Málaga, llegó al mediodía a Palma y zarpó rumbo a Valencia por la tarde.