UGT y CCOO firmaron el acuerdo del incremento salarial de un 3 % para 2023, pero este jueves hasta ocho sindicatos, que no son los mayoritarios, protestaron frente a la Delegación del Gobierno para exigir una mayor subida que garantice un aumento del poder adquisitivo. | Jaume Morey

Los Presupuestos Generales del Estado recogen una nueva mejora en las retribuciones de los empleados públicos del 3 %. Además, por otra parte, esta semana también se ha aprobado una subida del 1,5 % que compense la inflación, con cargo al ejercicio 2022. El Ejecutivo Estatal llegó a este acuerdo con los sindicatos UGT y CCOO, pero representantes de ANPE, CCP, FASGA, Fetico, FINE, FSIE, SATSE, SLT y USO protestaron este jueves frente a la sede de la Delegación del Gobierno para exigir un incremento que garantice que no se pierda poder adquisitivo.

Por su parte, el Govern balear recuerda que el incremento forma parte de las retribuciones básicas que vienen marcadas por el Estado. A su cargo corren las retribuciones complementarias que todavía están pendientes de la negociación con los sindicatos. Lo que sí se sabe ya es que al incremento anunciado en los Presupuestos Generales para 2023, a los 44.000 funcionarios de Baleares se le sumará una partida de 20 millones a cargo del Govern, destinada a descongelar el recorte aprobado únicamente a los funcionarios de la comunidad en 2020 como consecuencia del estallido de la pandemia. Por aquel entonces, el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó en sus Presupuestos una subida del 2 % para todos los empleados públicos, por lo que el Govern quedó obligado a asumirlo. Para contrarrestar el incremento del salario base, bajó los complementos autonómicos que ahora ha anunciado que va a recuperar, aunque en ningún caso se hará con efecto retroactivo.

Con el nuevo aumento de sueldo negociado a nivel estatal, la presidenta Armengol ya ha dicho que es voluntad de su Govern el aprobar también una subida de las retribuciones complementarias, que se añadirían a esta recuperación para que los trabajadores públicos incrementen el poder adquisitivo. Estos trabajadores rechazaron en su día la congelación salarial asegurando que en realidad se trataba de una rebaja de sueldo encubierta. En 2021 los funcionarios vieron incrementado el salario base en un 0,9 % y los trienios, y este año un 2 % pero los complementos autonómicos siguieron congelados.
El sindicato Stei ya denunció en su día que el Govern «no devolverá ni un céntimo a su personal», sino que únicamente se dejarán de reducir los complementos como se ha venido haciendo en los últimos tres años.