Muchos de los beneficiarios serán fijos discontinuos que de esta manera podrán afrontar la temporada baja con mayores garantías. | Redacción Ibiza

El Govern presentó este jueves a los sindicatos UGT y CCOO una línea de ayudas complementarias para el próximo invierno que tendrán como destinatarios a cerca de 140.000 desempleados que cobran prestación contributiva por paro (unas 100.000 personas) o bien un subsidio de desempleo (40.000). El objetivo es aportar una cobertura extraordinaria a estas personas que permita paliar los efectos de la inflación en los próximos meses. Con cerca de 54 millones movilizados, esta partida constituye el núcleo del «escudo social» que la Mesa de Diálogo Social ha estado preparando y una cuarta parte de los 200 millones de euros de ayudas que la presidenta Francina Armengol anunció el pasado lunes.

Así, los 100.000 trabajadores que cobran pensión contributiva -un mínimo cotizado de 360 días- percibirán 300 euros, mientras que la cantidad para los que cobran subsidio -un mínimo de tres meses cotizados- alcanzará los 600 euros. Muchos de los beneficiarios serán fijos discontinuos que de esta manera podrán afrontar la temporada baja con mayores garantías. Asimismo, las personas beneficiarias será aquellas con una prestación contributiva o subsidio reconocidos entre el 1 de noviembre y el 15 de diciembre de este año, incluyendo altas previas o posteriores cuyo periodo de prestación contemple algún día entre estas fechas.

«Teníamos que estudiar fórmulas para el invierno y sabíamos que haría falta una ayuda extra», señaló el conseller de Model Econòmic i Treball, Iago Negueruela, para añadir que «ahora todos queremos que los empresarios asuman el resto de meses estas subidas». Pese a la participación del área de Negueruela, en el convenio que va a firmarse para articular estas ayudas será la Conselleria de Afers Socials la que se encargará de distribuirlas. «Será así mucho más fácil justificarlas», explicó la consellera Fina Santiago. La consellera precisó asimismo que no será necesario presentar una solicitud para percibir estas prestaciones, ya que se hará de oficio una vez el SEPE transmita toda la información requerida.

En este sentido, la consellera observó que tramitar 140.000 solicitudes «sería inviable». Para el secretario general de CCOO en Balears, José Luis García, es una respuesta a una reivindicación «que llevábamos tiempo reclamando y que es de justicia». «Los empresarios han tenido sus ayudas y una excelente temporada turística pero ahora muchos trabajadores verán menguados sus ingresos por el periodo de actividad», aseveró. En similares términos se expresó su homólogo en UGT, Lorenzo Navarro, quien señaló que «las familias podrán pasar un invierno en condiciones más dignas» y manifestó su deseo de que «las ayudas sean ágiles».