Imagen de la playa de Formentor. | Javier Ones

El veranillo de San Miguel es considerado meteorológicamente como un periodo con tiempo excepcionalmente seco y cálido que sucede habitualmente durante los meses de otoño. Este fenómeno climático se celebra cada año en torno a la festividad de San Miguel, el 29 de septiembre, motivo por el que recibe el nombre del santo. Este fenómeno suele durar aproximadamente una semana, trayendo los días de verano de vuelta, para finalmente dar ya paso a la bajada de temperaturas típica de los meses de otoño.

Según explican fuentes de la Aemet, «son episodios atmosféricos de carácter anual en los cuales, en el hemisferio norte, durante alguno de los últimos días de verano y los primeros de otoño, las temperaturas ascienden por encima de los valores normales para luego recuperar la progresión de bajada típica del otoño. En algunos días otoñales, las condiciones meteorológicas son más típicas del pasado verano». Además, este periodo de tiempo también es conocido como 'veroño', por la mezcla de verano y otoño, o veranillo del membrillo, ya que es en estas fechas es cuando se recolecta dicho fruto.

Al contrario que otros años, parece que el veranillo de San Miguel se retrasará un poco este 2022. Después de unos días de lluvias y tormentas, podría llegar la subida de temperaturas a partir del lunes y durar la estabilidad a mediados de semana. Los termómetros podrían llegar a alcanzar los treinta grados en algunos puntos de Mallorca. Sin embargo, el veranillo durará menos de los esperado, ya que a partir del miércoles se espera que vuelvan la precipitaciones.