El Govern ha aprobado esta legislatura una moratoria que afecta al negocio del juego (en la imagen, una tragaperras) desde la Conselleria de Sectors Productius, que lleva Podemos. Ahora se unirá el aumento de impuestos. | ARCHIVO

Los Presupuestos de Baleares para el próximo año incluirán el incremento del impuesto de transmisiones patrimoniales para operaciones que superen el millón de euros –el porcentaje es ahora del 11,5 % y se incrementará medio punto más– e incluirán uno de nueva creación para los que superen los dos millones.

Estas dos propuestas forman parte de las peticiones con las que Podemos inició la negociación para las cuentas del próximo año y que se producen de manera paralela a la polémica entre PSOE y PP sobre la fiscalidad estatal. También se incrementarán los impuestos del juego, casino y máquinas tragaperras. Lo que no ha conseguido arrancar, de momento, el partido morado es un incremento de la ecostasa en temporada alta. «El PSIB se cierra en banda», según se ha informado a este periódico.

El porcentaje que pagan quienes se compran viviendas de lujo en las Islas es la cifra más alta de todo el Estado y las únicas comunidades que se le acercan son Catalunya y Extremadura, ya que ambas tiene fijado un tipo del 11 % para las compras más altas. En varias comunidades autónomas, el máximo está fijado en un 10 %, pero la inmensa mayoría se mueven entre el 7 y el 8 %. Es una señal clara de por dónde va Balears, según han indicado a este diario personas al tanto de la negociación, que continúa. Madrid es la comunidad donde se pagan menos impuestos sea cual sea el precio de la vivienda.

La presidenta Francina Armengol se alejó desde el primer momento de la posición de otros líderes autonómicos que, como el valenciano Ximo Puig, habían adelantado una rebaja del IRPF. Eso sí, desde la idea de que «tienen que pagar más los que más tienen» y con el propósito de ampliar deducciones que supongan un alivio fiscal para el segmento más vulnerable a la crisis. Una parte de estas deducciones podrán anunciarse durante el debate de política general que empieza la semana próxima.

Fiscalidad progresiva

Armengol confirmó ayer que estaba «estudiando» algunas deducciones fiscales pero marcado distancias respecto a los postulados del PP ya «allí donde gobierna plantea una condonación del impuesto de patrimonio a los que tienen más de un millón de euros». Igual que el día anterior, la presidenta balear recalcó que están trabajando con los agentes económicos y sociales en un plan de medidas para paliar los impactos de la inflación y la crisis energética. Algunas de las deducciones que podrán aprobarse tienen que ver con la discapacidad. Pero, en línea con el paquete estatal, irán dirigidas a empresas y autónomos.

«La política fiscal es clave para definir también la ideología y las prioridades en política; vemos claramente dónde se sitúa el PP y nosotros estamos en las antípodas de todo esto», dijo en Algaida, durante su visita a un colegio público, acompañada del conseller de Educació, Martí March. Según Armengol, «cuando el PP gobernaba en las Islas en la anterior crisis hubo alguna deducción fiscal para hacerse un seguro sanitario privado» mientras «subía impuestos a clase media y trabajadora» y «despedía a profesores y sanitarios».

La presidenta no aludió a la propuesta de incremento del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y que se concretó en dos reuniones, una el jueves y otra ayer. Desde Podemos se hizo saber ayer que el mensaje que se traslada de Baleares es muy positivo y que muestra que allí donde su partido está presente se toman de se nota. Elevar la tributación de todo lo relacionado con el juego es una de las reclamaciones del partido morado y, concretamente, del vicepresidente Juan Pedro Yllanes, aunque éste no participe de la negociación entre grupos. Esta legislatura se ha aprobado una moratoria que afecta a nuevas concesiones.

La aprobación del techo de gasto es el primer trámite de las cuentas para un año que será electoral. La consellera de Hisenda, Rosario Sánchez, tampoco adelantó ayer nada sobre los Presupuestos pero sí se refirió a las medidas del Gobierno estatal. «Estamos satisfechos porque las nuevas medidas fiscales van en consonancia con los planteamientos de fiscalidad progresiva», indicó Sánchez. La consellera puntualizó que el Gobierno central «incide en beneficiar a la rentas más bajas, a los autónomos y acentuar la presión sobre los más ricos».

Punto de vista
Germà Ventayol

Más presión

Germà Ventayol

Estamos que lo petamos. En un año tan delicado como será el de 2023, el Govern está dispuesto a dar el campanazo. La izquierda balear afronta la cita con las urnas desde otra perspectiva. Mientras la derecha y la izquierda peninsular se emperran en bajar los impuestos, aquí los subimos: más presión fiscal (patrimonio, juego y ecotasa si se tercia) y ya veremos. Somos más raros que un perro verde, pensarán algunos, pero es que aquí vamos a por el Nobel de economía en tiempos de crisis.