Pere Garau es uno de los barrios de Palma con más inmigrantes. | ARCHIVO

Vivir en Baleares cada vez es más caro y los salarios son los quintos más bajos del Estado. Sin embargo, la inmigración sigue creciendo y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) calcula que en apenas 13 años, en 2035, el número de residentes será el doble de los que vivían en las Islas en 1985. En ese periodo de 50 años, la Comunidad habrá doblado su población al pasar de los 685.509 ciudadanos que vivían entonces en el Archipiélago a los 1.390.670 habitantes que calcula el Instituto Nacional de Estadística (INE) para 2035.

¿Por qué las Islas son atractivas para los residentes en otros territorios? Desde la CAEB han argumentado que «la inmigración aumenta debido al hecho de que no hemos hecho la transición de nuestra estructura económica, de modo que seguimos siendo más dependientes de elevados volúmenes de mano de obra. La transición no solo permitiría reducir el volumen sino la tipología de la inmigración».

Noticias relacionadas

Pau A.Monserrat, miembro del CES, profesor de la UIB y economista de FuturLegal.com, ha considerado que «si hay empleo y oportunidades, se atrae a personas dispuestas a trabajar y aprovechar dicha coyuntura. Los que tienen ya una ocupación en otras comunidades autónomas, dónde la renta disponible es mayor, difícilmente se viene a las Islas. O que se lo digan a médicos, guardias civiles y otros empleados foráneos». En este punto, cabe destacar las dificultades existentes, especialmente en Ibiza, para poder contratar a los profesionales citados con anterioridad, entre otros. Se trata, por lo general, de personal cualificado, que sí tienen empleo en otras regiones en las que el nivel de vida no es tan elevado como en Baleares. Los enormes problemas para acceder a la vivienda o el coste de los desplazamientos, motivados por la insularidad, se encuentran entre los principales escollos.

Luis García Langa, director de Corredordefondos.com, también ha culpado al modelo productivo de las Islas, basado en el sector servicios, del hecho de que sigan viniendo personas a residir en Baleares, pese a que el margen de beneficio económico es muy limitado. «Venir al Archipiélago balear es atractivo para personas no cualificadas, que cobran salarios bajos y a los que se les pagua una parte en 'B'», ha concluido.