Futura primera ministra. Giorgia Meloni, futura primera ministra italiana, agradeciendo sus votos tras el resultado electoral del pasado domingo. | GUGLIELMO MANGIAPANE

Sólo Vox, el partido que defiende  los mismos postulados que Fratelli d'Italia, mostró este lunes en Baleares su satisfacción por los resultados de las elecciones del domingo en aquel país, que llevarán a formar un gobierno liderado por la extrema derecha y que presidirá con toda probabilidad  Giorgia Meloni. El resto del arco parlamentario expresó su disgusto. Ningún partido, salvo Vox, ve posible ver en esos resultados un anticipo de lo que podría ocurrir en las Islas el próximo año.

Para el secretario general de Vox en las Islas, el diputado autonómico Sergio Rodríguez, los resultados electorales en Italia son el reflejo de que el discurso del miedo está «perdiendo fuelle» en Europa y que, dentro de poco, «se verá en España, sin duda». «Es un primer paso para construir una Europa más inclusiva, más democrática, más participativa y que respete los derechos nacionales», dijo el diputado, que también destacó que Meloni será la primera mujer que    presida el gobierno de ese país.    «¿Ahora dicen que el heteropatriarcado lo representa una mujer?», se preguntó. Rodríguez se refirió a este asunto en las comparecencias que realizan los partidos los lunes para comentar la actualidad política. El resto de portavoces se desmarcó. También el del PP, Antoni Costa.

Costa dijo: «No son del gusto del PP». Tras admitir que le hubiera gustado otro resultado, añadió que el pueblo de Italia «ha hablado de manera democrática y los resultados son los que son». En relación a la posible preocupación por el hecho de que en las futuras elecciones autonómicas un gobierno del PP necesitara a Vox, declaró que    «esperamos conseguir mayoría suficiente para gobernar en solitario, no contemplamos otro escenario».   

Liberalismo y extremismos

Desde Ciudadanos (Cs), Patricia Guasp, definió los resultados como «nefastos» para Italia y Europa, recordó que el partido italiano    más próximo a Cs no será decisivo y que «cuando los liberales no deciden en los gobiernos ocurre que deciden los extremos. Pondremos todo nuestro empeño para que en Balears no pase como en Castilla y León».

Josep Melià (PI) consideró que «PSOE y PP, los grandes partidos, tienen que analizar lo sucedido ya que cuando no responden a lo que la ciudadanía espera el votante mira a los populismos».

Para la portavoz adjunta de grupo parlamentario del PSIB, Silvia Cano, es «la victoria de la extrema derecha es una mala noticia, no sólo para Italia sino para la democracia». La diputada destacó que «la extrema derecha se pone de acuerdo con la derecha para llegar al gobierno» pero consideró que hay algo que nos diferencia lo que sucedió el domingo en ese país: «No existe la inestabilidad de Italia y tanto el Govern como el Gobierno estatal sacan adelante sus propuestas».

Por su parte, la portavoz adjunta de Unidas Podemos en el Parlament balear, Esperança Sans, afirmó que «el fascismo se abre paso». Consideró «importante que todo el mundo se sienta representado en los países de la Unión Europea y que los derechos de toda la ciudadanía estén cubiertos, para no dejar más paso al fascismo». También estimó fundamental que «los progresistas vayamos juntos para dar certezas a la ciudadanía». Josep Ferrà (Més per Mallorca) también mostró su preocupación por el avance «de la extrema derecha».

El apunte

El partido de Campos todavía no ha definido sus candidaturas

Vox, el partido que comparte ideología con el ganador de las elecciones italianas, no ha definido sus cabezas de lista para 2023. Vox logró un 8,14 % de los sufragios en 2019 y consiguió tres escaños en el Parlament. El PSIB, el más votado, tuvo    27,29 % y 19 escaños. Jorge Campos, presidente balear de Vox, dijo que sus candidatos se elegirían «a partir de octubre».