La iglesia de la Mercé de Palma celebró este sábado la fiesta de su titular, la Virgen de la Mercé, patrona de los presos, con una eucaristía y procesión a la que asistieron numerosos feligreses y cofrades. Acabada la misa solemne, que presidió el superior de los mercedarios, Ignacio Conesa, se inició la procesión desde el templo, que en esta ocasión contó con numerosa participación de fieles con el siguiente recorrido: Volta de la Mercé, carrer Ample de la Mercé, Sindicat, Rubí, Banc de s’Oli, Vallori, Volta de la Mercé e iglesia de la Mercé.

Esta procesión mariana se inició desde el templo con la participación del grupo de la Escola de ball de l’Assumpció y la cruz de la Mercé. Siguieron los miembros representantes del Apostolado de Fátima, los del Rosario de la Aurora, Hermandad de la Santa Caridad, cofradía de penitentes de la Mercé y los de la anfitriona, la Ilustre Cofradía de Nuestra Madre y Señora de la Merced, que portaron cada una sus respectivos estandartes.

Santos mercedarios

Les siguieron los más esperados: los pequeños feligreses, vestidos con el traje típico mallorquín, precediendo a los protagonistas representantes de los santos mercedarios: Toni López (Sant Pere Nolasc), Cristina Alou (Santa Maria de Cervelló) y Joaquim Cotoner (Sant Ramón Nonat), rodeados de su corte de angelitos que iban lanzando pétalos de flores durante el cortejo. Cerró la procesión la imagen de la Virgen que fue transportada en andas junto al clero, y la banda de música Nuestro Padre Jesús de la Redención. A su entrada al templo, desde el coro se le lanzaron pétalos de flores.