Un alumno del centro, sudando. | R.L.

Los padres y madres de 26 alumnos de Primaria del Colegio Sant Francesc crearon un grupo de WhatsApp nada más ver el pasado 12 de septiembre, día en que comenzó el nuevo curso, que sus hijos salían sudando de clase debido a las altas temperaturas que azotan las Islas desde hace días. Por unanimidad, decidieron escribir a la dirección del colegio ofreciéndose voluntarios para comprar ventiladores. «Salen cada día chorreando», explica una de las madres del grupo. Tras la petición, «se negaron rotundamente, no nos dieron permiso [como reza en las capturas de pantalla].En otros espacios, como en las oficinas, sí hay aire acondicionado. Nuestro hijos van con abanicos. Nos justificaron que lo valorarán el año que viene y que para este año, que empleen ventiladores individuales de pilas que duran una hora», se queja.

Los padres de estos menores, de entre siete y ocho años, relatan a este medio que «es la primera vez que están viviendo una ola de calor en pleno septiembre», con lo que su preocupación es todavía más grande. «Mi marido, que acudió ayer    con otro padre, se ofreció a poner más enchufes en el aula o, si no es posible, alargadores», lamenta otra madre, que tiene dos hijos matriculados en Sant Francesc, uno en tercero de Primaria y otra en Bachillerato. Asegura que su hija mayor «tiene la piel con alergia porque es atópica y el calor y el sudor le afecta».

Reconoce, además, que en otras clases la situación es similar: «Algunos padres nos han contado que también habían planteado comprar ellos mismos ventiladores debido a la situación de calor que viven sus hijos». «Es un colegio muy hermético, pedimos hablar con el director tras haber hecho la petición y no nos atendió».

Aclaraciones

La directora de ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos del colegio, Maria Antònia Tous, justifica a Ultima Hora que, al ser un colegio concertado, los recursos económicos con las que cuenta son limitados. «Este año hemos introducido el tema de ordenadores en las aulas, desde cuarto de Primaria a cuarto de la ESO, y ya hemos gastado mucho en muchas reformas».

Preguntada por la idea de que los padres compren ventiladores e incluso hagan la instalación eléctrica, aclara que «se tiene que seguir una normativa» para invertir. Ante todo, no descarta que se haga una inversión en ventilación el año que viene.

No es la primera vez que estos días aparecen quejas por parte de padres sobre las altas temperaturas en los centros escolares. Algunos colegios de Eivissa plantearon a las familias que trajeran ventiladores a clase. Sindicatos como STEI Intersindical instaron a Educació a tomar medidas «urgentes y efectivas» para la vuelta al cole.