Imagen de una vivienda en Mallorca. | Ultima Hora

La Asociación Balear Inmobiliaria Nacional e Internacional (ABINI) ha alertado este lunes, del «duro golpe» que inflingirá a la economía de Baleares la previsible subida de impuestos para los compradores de viviendas cuando ya estas Islas son un «infierno fiscal». «Medio punto, según parece, se quiere incrementar este gravamen en una comunidad que ya es número uno en España en impuestos más altos para este tipo de viviendas y el doble que en países como Alemania», ha señalado el presidente de ABINI, Hans Lenz, por medio de un comunicado.

Noticias relacionadas

Según Lenz, la subida de impuestos del Govern presidido por Francina Armengol «ha sido imparable» y colocado a Baleares en cabeza de «la presión fiscal relacionada con la vivienda, tanto en España como en todos los destinos competidores. Desde hace años ya se dice que las Islas Baleares son un infierno fiscal». ABINI también ha lamentado «que no se consulte a los expertos en este tipo de operaciones y que se busque edulcorar la medida con anuncios de bajadas de presión fiscal para la compra de pisos con importes inferiores a 200.000 euros». Esta asociación propone que para equilibrar la balanza habrá que llevar a cabo una inversión directa en vivienda nueva a precio asequible. «Pensamos que no solo basta bajar impuestos a las viviendas más económicas sino también a las de tramo medio», ha precisado Lenz. ABINI ha destacado que a la posible nueva subida que prevé el Govern hay que sumar las 42 alzas de impuestos realizadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

«Como agravante, si es que cabe, hay que mencionar el impuestazo que representa el arbitrario valor de referencia de valor catastral que entró en vigor este año. Es difícil calcular el impacto económico negativo que ha tenido el aumento de recaudación del valor de referencia catastral pero ya llegan noticias de verdaderas injusticias a nivel impositivo ante las cuales el ciudadano no tiene defensa posible» ha enfatizado Lenz. A su vez, ABIMI ha advertido de que «por un lado el Govern quiere sanear las cuentas y el déficit a costa de la subida de impuestos a las viviendas más caras y a la vez, el mismo gobierno proclama la limitación de la compra de inmuebles a extranjeros. Es una sinrazón que solo se justifica si el verdadero interés que esconde el equipo que lidera Armengol es que Baleares caiga en quiebra porque mientras Europa avisa que entra en recesión aquí creemos que vivimos una época bollante y en plena expansión económica».