Este verano está siendo muy caluroso en Mallorca. | Jaume Morey

¡Qué calor! ¡Es insoportable! ¡No puedo más! ¿Cuándo acaba esta insufrible ola de calor? Estas son algunas de las expresiones más repetidas durante estos días, que llevan a plantearse si nos tendremos que acostumbrar a vivir en una ola de calor permanente durante todo el verano. Este año ya llevamos tres olas de calor, hasta ahora sólo se habían registrado dos en el mismo período. Además, son mucho más largas de lo habitual. Aunque la primera, en junio, duró sólo unos días, la vivida en julio duró 13 días y la de agosto ya lleva otros 13. Cabe subrayar que por ola de calor se entiende cuando se superan los 36º durante más de tres días consecutivos en varias estaciones.

El meteorólogo y exdelegado de la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Baleares Agustí Jansà ha manifestado que «lo de este año es poco frecuente», aunque prevé que «tendremos un verano tan caluroso como este cada vez con mayor frecuencia». En este sentido, ha señalado que «si calculamos en base a datos de un clima antiguo (el del periodo comprendido entre 1971-2000) correspondería tener un verano tan cálido como este cada mil años. Si lo hacemos en base a climas más recientes (como 1993-2022), tocaría un verano así cada 40-50 años. En climas futuros, más cálidos, podremos tener estíos así cada vez con mayor frecuencia».

En términos similares se ha expresado el portavoz adjunto de la Aemet en las Islas, Bernat Amengual. «Estamos muy por encima del calor habitual», sostiene. Aunque reconoce que estamos sumidos en un proceso de cambio climático, el meteorólogo manifiesta: «No creo que todos los veranos vayan a ser de récords»; a su modo de ver, «no sería sostenible». Su previsión es que «posiblemente los próximos años no sean tan cálidos», aunque advierte que «nos tendremos que acostumbrar a que haya más olas de calor que antes».

jmr110822001 (33).jpg
Las fuentes se han convertido en auténticos objetos de deseo.

Las olas de calor se han disparado

Noticias relacionadas

En este punto, cabe destacar que las olas de calor se han disparado en Mallorca. En la década de los 90 sólo hubo un episodio de calor extremo, concretamente se desarrolló entre el 5 y 7 de agosto de 1993. Por su parte, entre los años 2000 y 2009 se registraron cuatro olas: una del 21 al 24 de junio de 2003: otra, del 10 al 14 de agosto de ese mismo año; otra, del 19 al 21 de julio de 2006; y la última tuvo lugar del día 22 al 24 de julio de 2009.

El aumento de las temperaturas ha ido a más y entre 2010 y 2019 se han contabilizado siete olas de calor en Mallorca: una del 9 al 11 de agosto y otra del 20 al 23 de agosto de 2012. En 2015 hubo otros dos episodios de calor extremo: uno del 5 al 8 de julio y otro del 5 al 8 de agosto. El portavoz adjunto de la Aemet en las Islas, Miquel Gili, ha subrayado que desde 2017 la Isla ha padecido olas de calor cada ejercicio. Una de ellas se registró entre el 29 de julio y el 3 de agosto de 2017; otra, entre el 3 y el 5 de agosto de 2018; una más, entre el 26 y el 29 de julio de 2019; y al año siguiente, en 2020, entre el 27 de julio y el 1 de agosto. Cabe subrayar que en los dos últimos años ha habido más de un episodio de calor extremo. En el caso de 2021 uno fue entre el 22 y el 24 de julio y otro, entre el 11 y el 15 de agosto.

En lo que va de 2022 ya van tres episodios de temperaturas extremas: una entre el 15 y el 18 de junio, otra a mediados de julio y una tercera que ha comenzado el 1 de agosto en el interior de la Isla y aún no ha finalizado. Todo apunta a que terminará el próximo 16 de agosto, pulverizando dos récords históricos: es la primera vez que se producen tres olas de calor en un mismo ejercicio y será la más larga desde que existen registros.