La doctora Nieves de Meer.

3

Apreciada y querida por sus compañeros, ayer se sucedieron las palabras de cariño y recuerdo en los chats internos sanitarios al conocer el fallecimiento de la doctora Nieves de Meer Cerdá (Madrid, 1956). Tenía plaza en propiedad en Urgencias de Atención Primaria de Inca aunque también trabajó en el mismo ámbito en el centro Martí Serra, de Marratxí. Tras una enfermedad que requirió cuidados paliativos, murió el martes, rodeada de su familia, «en paz y feliz, controlándolo todo, como ella quería», señalan algunos de sus amigos.

Fueron muchos los que le dedicaron palabras de aprecio: «Entre dos luces, se fue Nieves, mujer valiente, noble, bella y generosa. Cruzando el duelo de su pérdida, sale todo lo que ella, tan amiga de dar, ha sabido hacer y compartir», reza un escrito que quiso compartir un compañero. «Su recuerdo, su frescura, su viveza, su simpática socarronería, su ironía, su fidelidad y amor a nuestra profesión, su incansable y constante dedicación a sus tareas, sus consejos y sugerencias… En definitiva, su ejemplo, seguirá con nosotros para siempre», se recordó.

La doctora de Meer se colegió en Balears en mayo de 1981, según facilitó el Col·legi de Metges de Balears (COMIB). Era licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Además, tenía un máster en Emergencias y Catástrofes, el título de Experto Universitario en Salud Infantil y fue miembro de la SEMES. Por otra parte formó parte destacada del Comité Ejecutivo del Sindicato Médico, quien la recuerda con cariño, y también vocal de la Junta de Gobierno del Col·legi de Metges en la legislatura 2010-2014. Deja cuatro hijos, cuatro nietos y «un montón de familia», cuentan sus múltiples allegados. Además, era hija de quien fue Gobernador Civil de Balears, Carlos de Meer de Ribera, fallecido hace dos años. Su funeral tendrá lugar hoy a las 19.30 horas en la iglesia parroquial de La Sang, en Palma.