El Juzgado de lo Mercantil 1 de Palma reanudará el 28 de agosto los trámites para la subasta de 141 inmuebles que pertenecen a Drac Plus, la sociedad del empresario Vicenç Grande que protagonizó el 2008 la mayor quiebra empresarial de la historia de Baleares en ese momento y que ahora está en fase de liquidación.

Todos los bienes que salen a subasta se pueden consultar ya en el portal de subastas del Boletín Oficial del Estado, que es donde se centralizan desde hace años todas las pujas que llevan a cabo los juzgados. Ahora mismo muestra una descripción de cada uno de los bienes y su situación registral. En la mayoría de ellos las cargas que tienen derivan del propio concurso.

Noticias relacionadas

El trámite es ahora íntegramente digital y ha sustituido a las antiguas subastas en el despacho de los letrados de la administración de justicia. Para optar a alguno de los bienes es necesario estar dado de alta en la administración digital y constituir los depósitos requeridos, que son un cinco por ciento del valor del bien a través de la pasarela de pagos de la Agencia Tributaria. En el caso de los bienes de Drac que salen ahora a subasta, el depósito más alto es de 31.000 euros para una parcela rústica en Marratxí que es también el que tiene un valor de tasación más alto. El sistema también regula las cuantías entre las pujas.

Una vez abierto el plazo se podrán presentar ofertas durante veinte días. Una vez termina este plazo, el portal se lo notifica al Letrado de la Administración de Justicia que es quien deja constancia de las pujas y del ganador de cada uno de los bienes. Este después tiene un plazo de 40 días para abonar el pago de los inmuebles y si no lo hace, la subasta quiebra y puede perder el dinero depositado.

La subasta de los bienes de Drac pretende recuperar unos 40 millones de euros que es la deuda que queda después de años de procedimiento concursal. La inicial se acercaba a los 800 millones de euros. El mayor acreedor que queda es la Agencia Tributaria.