El calor aprieta y parece que no se marcha de la Isla. | M. À. Cañellas

Este sábado se cumplen diez días de ola de calor en Mallorca, la más larga desde que hay registros. La Isla lleva desde la semana pasada sumida en avisos amarillos o naranjas por altas temperaturas y todo parece que el panorama climático no cambiará la semana que viene. La delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en las Islas Baleares, María José Guerrero, informa de que, aunque en un principio las previsiones que manejaban apuntaban a que la ola de calor podría remitir el próximo domingo o lunes, las nuevas predicciones señalan que el intenso calor continuará en Mallorca la semana que viene.

Noticias relacionadas

En concreto, durante este fin de semana y el lunes, la Aemet activará avisos amarillos y naranjas por temperaturas de entre 36 y 38ºC en Mallorca. En algunos puntos de interior se podrían llegar a rozar los 39ºC y hasta los 40ºC, de forma puntual. Cierto alivio se notará el martes y miércoles, cuando una masa de viento de componente norte provocará un descenso térmico de unos 4ºC en la mitad norte de la Isla. Sin embargo, poco se notará en el sur esta bajada, donde las temperaturas se mantendrán sobre los 36ºC, al igual que en jornadas anteriores.

La bajada de temperaturas durará apenas dos días y, según las previsiones de ahora, volverá el calor el jueves y viernes, con otro repunte térmico que dejará temperaturas de entorno a los 38ºC. Por tanto, todo indica que aún queda una semana de calor, bochorno y temperaturas por encima de lo habitual en esta época (normalmente entre 30ºC y 32ºC), ante lo que María José Guerrero recuerda que en esta temporada es cuando tiene lugar lo que se conoce como «canícula», el periodo más caluroso del año.