Miquel Roca, decano de Medicina de la UIB; Margalida Gili, vicedecana; Juan Besalduch, presidente de la Reial Acadèmia de Medicina; y Javier Cortés, secretario general de la Academia. Besalduch introdujo el acto y Cortés presentó a los ponentes en su balance de la facultad.  | Pilar Pellicer

Pocos días después de la ceremonia de graduación de la primera promoción de Medicina de la Universitat de les Illes Balears (UIB), el decano, Miquel Roca, y la vicedecana Margalida Gili ofrecieron ayer, en la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears, la sesión científica Sis anys de Facultat de Medicina a la UIB: els fets, les dades, els reptes. Ante una nutrida representación política, médica y académica, Gili y Roca hicieron balance del desarrollo de la facultad y explicaron sus inicios, con la constitución de la comisión gestora. También detallaron el convenio con la Universitat Autònoma de Barcelona para el funcionamiento de la sala de disección y la creación del centro de simulación, en el que se pueden analizar las conductas y las acciones de los alumnos ante todo tipo de enfermedades y dolencias de unos pacientes virtuales.

Con 60 alumnos en el primer curso, la Facultat de Medicina se puso en marcha en el curso 2016-17, con la mitad de estudiantes de Balears. Una vez que la primera promoción ya se ha graduado, la facultad, con 360 alumnos, tiene ahora un 59,2 % de estudiantes de las Islas. Del resto, destaca la presencia de alumnos de Andalucía, Madrid, Región de Murcia y Comunitat Valenciana. La presencia mayoritaria de las mujeres en los estudios relacionados con las salud se refleja también aquí: el 70 % de los alumnos son mujeres, aunque el 60 % de los profesores son hombres.

Gili señaló que «la facultad cuenta ahora con unos 270 profesores, de los que 250 son asociados –es decir, tienen otra dedicación profesional principal– y 75 de ellos corresponden al último curso, en el que la formación es práctica y no se pisan aulas. De los docentes, sólo 14 son catedráticos y 4 son profesores titulados de la UIB». Roca destacó «la enorme respuesta de los profesionales de hospitales y centros de salud para participar en la formación de los alumnos, no sólo de Son Espases. Por cada plaza de profesor convocada se ha presentado una media de cuatro candidatos».

Ph21062211-07.jpg

Público en la sede de la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears.

Para Roca y Gili, «los retos son la estabilización del profesorado –sin tanto docente asociado– y plantear el debate sobre el aumento del alumnado, además de otras cuestiones, como por ejemplo la movilidad y los intercambios, un nuevo programa específico de doctorado y la creación del departamento universitario». Sobre el alumnado, el decano comentó que «ahora el 60 % es de Balears, pero la verdad es que hay muy pocos menorquines y ninguno de Pitiüses». Miquel Roca abordó la cuestión del acceso, abriendo el debate «sobre si hay que incorporar más alumnos al grado o a la formación como Médico Interno Residente –MIR–. La conferencia de decanos de Medicina apuesta por más plazas MIR. Según la propia conferencia de decanos, Balears, por población, debería dar acceso hasta 175 alumnos cada año». En este sentido, el rector de la UIB, Jaume Carot, presente entre el público, comentó que «tengo dudas sobre si son necesarias más plazas en el grado, pero tengo muy pocas dudas sobre la necesidad de más plazas MIR».

El apunte

Un total de 140 profesores procede de Son Espases

Unos datos sobre la enorme presencia de profesores asociados en la Facultat de Medicina lo aportó Margalida Gili. Del total de 270 docentes, 140 son profesionales del Hospital Universitari de Son Espases y sólo 31 proceden de la propia UIB. En cualquier caso, tanto Roca como Gili destacaron que la procedencia de profesores asociados, pese a la prevalencia de Son Espases, es muy variada entre otros hospitales y centros de salud de las Islas.