Miquel Siquier y Salvador Sánchez no pueden ocultar su pasión por la astronomía y su empeño en que Mallorca vuelva a contar con un observatorio dedicado a la investigación y la divulgación a nivel internacional | Teresa Ayuga

La Fundació Institut d’Astronomia i Astronàutica de Mallorca, gracias a la participación de inversores de la Isla, está pendiente de ultimar unos trámites mercantiles para comprar lo que fue el Observatori Astronòmic de Mallorca-Mallorca Planetarium. Las instalaciones de Costitx, que tan populares fueron durante casi un cuarto de siglo (1991-2015) hasta que entraron en concurso de acreedores, son ahora propiedad de la Associació Observatori Astronòmic de Mallorca. De hecho, el pago por la adquisición se hará al administrador concursal, que ya ha dado su beneplácito a la operación.

Fuera de estas operaciones financieras, el presidente de la fundación, Salvador Sánchez (que fuera director del observatorio), y el miembro de la directiva Miquel Siquier explican que «ahora concebimos la situación del observatorio como de espera hasta que se ejecute la compra y recuperemos las instalaciones. El planetario está algo deteriorado, pero tenemos previsto un proyecto de reactivación y ampliación de las instalaciones hasta 2026, contando con la colaboración del Institut d’Estudis Espacials de Catalunya y la Universidad de La Spezia, en Italia».

Pese a estos años inactivo, Sánchez y Siquier destacan que «gracias al observatorio de Costitx, España sigue siendo el segundo país en descubrimiento de asteroides por detrás de Estados Unidos. Los datos son contundentes: descubrimos 7.000 asteroides, de los que 3.000 todavía están pendientes de recibir nombre, 8 cometas y 20 supernovas extragalácticas -todo ello con un presupuesto muy inferior a los observatorios norteamericanos-, por no hablar de los descubrimientos llamados menores».

Los responsables de la fundación destacan la detección del asteroide llamado 'Duende', el que más se ha acercado a la Tierra en los últimos tiempos. Fue el 13 de febrero de 2013 cuando Duende, con unas medidas de 30 x 40 metros, pasó a 27.000 kilómetros de nuestro planeta: «Fue el mismo día, que muchos recordarán, en que un asteroide impactó en Rusia. No está demostrado que tuvieran el mismo origen. El impacto en Rusia se produjo de día y el paso de Duende, de noche. Una televisión rusa se puso en contacto conmigo, como culpándome de no haber avisado, cuando no hay constancia de un mismo origen», explica Sánchez.

El Observatorio de Costitx.

La pregunta es inevitable. ¿Qué habría pasado si Duende hubiera impactado en la Tierra?: «Podría haber destruido unos 3.000 kilómetros cuadrados, la superficie de Mallorca, por su impacto a una velocidad de 30 ó 40 kilómetros por segundo. Si hubiera impactado en el mar, el tsunami resultante podría haber alcanzado un mínimo de 50 metros de altura», comentan.

El observatorio de Costitx también colaboró con otras instituciones. Sánchez y Siquier señalan que «en 2007, el astronauta Pedro Duque nos pidió una colaboración con la Agencia Espacial Europea para hacer un seguimiento de la basura espacial. Detectamos 1,5 millones de medidas astrométricas, es decir, 1,5 millones de posiciones diferentes correspondientes a unos 100.000 objetos de chatarra espacial». ¿Por qué el observatorio entró en decadencia hasta cesar su actividad?

Los dos astrónomos lo tienen claro: «Las instituciones y una entidad financiera nos dieron la espalda. En 2013 presentamos al entonces ministro de Defensa, Pedro Morenés, un ambicioso proyecto de investigación, pero nos falló. El Gobierno de Rajoy cortó la inversión en ciencia. Hasta entonces teníamos las ayudas del Consell de Mallorca y de una caja de ahorros, pero, contrariamente a lo que se piensa, no eran muy cuantiosas».

Haciendo un poco de historia, antes del observatorio de Costitx, «la instalación astronómica pionera de Mallorca, al menos bien equipada, fue la del Col·legi Lluís Vives, en Palma, donde Salvador Sales y Ramon Compte montaron un telescopio y su cúpula en 1963», destacan Sánchez y Siquier. Sin embargo, también mencionan al astrónomo aficionado Miquel Bonet, de Sencelles: «Su telescopio nos permitió ser los primeros de España en detectar el cometa Halley, el 17 de agosto de 1985».

Observatorio del Col·legi Lluís Vives, instalado en 1963.

También contrariamente a lo que se piensa, cuando empezó a gestarse la idea de un observatorio en Mallorca, en 1988, no se pensó en Costitx por influencia de Maria Antònia Munar, por entonces alcaldesa de este municipio y consellera de Cultura. Sánchez apunta que «encontramos un terreno rústico elevado, con un camino asfaltado de acceso y muy buenas condiciones de observación del cielo. Me dirigí al Ajuntament de Lloret, pensando que pertenecía a ese municipio, y allí me dijeron que esos terrenos eran de Costitx. Hubo que convencer a Munar para que el ayuntamiento comprara la finca, pues al principio era reacia». En cuanto al planetario, inaugurado en abril de 2003, Sánchez indica que «inicialmente tenía que construirse en el Parc Bit de Inca, pero finalmente fue instalado junto al observatorio».

El apunte

Nombres de Baleares para asteroides

Numerosos asteroides descubiertos por el observatorio de Costitx llevan nombres relacionados con Baleares. Entre ellos: Ramon Llull, Abraham Cresques, Balears, Mallorca, Menorca, Eivissa, Andreu Ripoll, UIB, Observatori de Mallorca, Andratx, Dragonera o Rafa Nadal, También está Costitx. Fue el primero. Es tradición que el primer asteroide descubierto por un observatorio reciba el nombre del lugar donde se emplaza.