Othman Ktiri, CEO de OK Mobiliti, ha repartido un millón de euros entre sus empleados. | OK Mobiliti

A los 450 empleados de OK Mobility les ha tocado la lotería antes de lo esperado. Othman Ktiri -CEO de la compañía con sede en Palma- ha decidido repartir un millón de euros entre todos ellos. La bonificación que han recibido los trabajadores oscila entre los 300 euros que han ingresado los recién incorporados a los 10.000 que han percibido los que suman más años en la empresa. Ktiri explicó que el criterio de reparto se ha basado exclusivamente en la antigüedad, por lo que un empleado de la escala básica ha podido recibir un importe superior al de un directivo.

El CEO de Ok Mobility ha decidido dar este premio a sus trabajadores porque ha cerrado el ejercicio con unos resultados extraordinarios: durante 2021 han mejorado los beneficios operativos un 60 % respecto a los de 2019. Othman Ktiri entregó el generoso aguinaldo a sus empleados días atrás en Son Moix, donde les entregó un décimo de lotería a cada uno de ellos; el número que aparecía correspondía al móvil de cada trabajador. Acto seguido recibieron un mensaje de texto en el que se podía leer: «Hola, soy Othman y te regalo... (con el importe que le correspondía)». Además, les agradecía los esfuerzos y la dedicación que han demostrado a lo largo de este año. Los trabajadores apenas se lo podía creer. Algunos lloraban de alegría... Otros reían.

Imagen del décimo de lotería que se entregó a cada empleado
Imagen del décimo de lotería que se entregó a cada empleado.

Ktiri planeó personalmente la sorpresa durante tres meses, sólo se lo contó a dos de sus colaboradores y en el último momento. «Lo han hecho muy bien. El mejor activo de una empresa siempre son sus trabajadores. Ha sido un año increíble, con resultados mejores que en prepandemia y eso se merece un premio», aseguró orgullos del capital humano de su compañía.

Los empleados estaban muy emocionados al recibir el regalo
Los empleados estaban muy emocionados al recibir el regalo.

Todos los asistentes al acto se sometieron a un test de antígenos para confirmar que no estaban contagiados de COVID-19 y utilizaron mascarillas, salvo en los momentos en los que estaban degustando el aperitivo que les sirvieron, como se puede observar en el vídeo que acompaña a esta noticia.