Los trabajadores de Desokupa controlaron el pasado jueves los accesos al edificio okupado. | Irene Arango

Més per Mallorca quiere aclarar si la Policía Nacional y la Guardia Civil apoyaron a la empresa Desokupa en el desalojo de unas cien personas que ocupaban ilegalmente el complejo residencial ibicenco de Punta Arabí. Una actuación que se llevó a cabo el pasado miércoles y que los ecosoberanistas pretenden trasladar al Ejecutivo central. «Hemos pedido una reunión urgente con la delegada del Gobierno, Aina Calvo, y también hemos registrado preguntas en el Senado porque nos preocupa que estas prácticas se puedan extender al resto de Balears», informaron ayer fuentes de Més per Mallorca. De hecho Ara Eivissa, los socios de los ecosoberanistas en las Pitiusas, tildaron de «escandaloso» que «una empresa de matones usurpen las funciones que tendrían que ser competencia de los Servicios Sociales, de los juzgados o de la policía», según publicaron en las redes sociales de la formación.

Noticias relacionadas

Ante esos temores el portavoz parlamentario de Més per Mallorca, Miquel Ensenyat, ha solicitado por carta una reunión con la delegada del Gobierno en Balears, Aina Calvo, para «aclarar qué papel han jugado las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en el caso concreto de Ibiza» y también para «investigar la legalidad de la empresa y si tiene vínculos con la extrema derecha». «Queremos saber en qué epígrafe cotiza Desokupa y si puede trabajar en Balears», añadieron otras fuentes del partido.

Senado

Por otra parte, el senador Vicenç Vidal ha registrado en la Cámara Alta una batería de preguntas sobre el proceso de desahucio realizado en Ibiza. Además de pedir aclarar si las fuerzas de seguridad del Estado colaboraron en el desalojo, el senador designado por el Parlament de Balears ha preguntado al Ejecutivo español si tiene constancia de que se hayan violado derechos fundamentales durante el desahucio. Vicenç Vidal también ha solicitado saber si la intervención de la empresa Desokupa en la urbanización de Punta Arabí se produjo a petición de alguna institución pública o quién promovió «el corte de carreteras y control de tipo casi paramilitar del tráfico».