Mismo grupo, nuevo portavoz. La tensión entre los consellers insulars del PI se visibilizó durante el pleno de este jueves. Pere Soler, que junto a Isabel Febrer forma parte del sector crítico, se estrenó como portavoz en sustitución de la oficialista Xisca Móra. | R.L.

La crisis interna que atraviesa el PI explotó este jueves durante el pleno del Consell de Mallorca en el que el crítico Pere Soler se convirtió oficialmente en el nuevo portavoz del partido en la institución insular. Eso después de orquestar la destitución del cargo de la consellera oficialista y vicepresidenta del PI, Xisca Mora.

«Utilizan los recursos del partido en el Consell para dar voz a su nuevo proyecto político, lo que ahora hacen se llama transfuguismo», declaró Mora en referencia a los consellers insulars críticos con la dirección del PI, Pere Soler e Isabel Febrer. Una acusación que también lanzó desde el Parlament el diputado del PI, Josep Melià. Pero el nuevo portavoz de los regionalistas en el Consell de Mallorca y miembro del sector crítico, Pere Soler, negó rotundamente las acusaciones. «¿Transfuguismo hacia dónde?», se preguntó Soler. «Para ser un tránsfuga tienes que abandonar tu partido para ir hacia otro pero nosotros no nos hemos movido, seguimos defendiendo el PI», aseguró Soler, antes de reiterar que le gustaría seguir en el partido regionalista de cara a las elecciones del 2023. De hecho, la comunicación no se ha cortado entre la exportavoz del PI y actual vicepresidenta del partido, Xisca Mora, y los consellers insulars del sector crítico. «Nos hemos repartido las intervenciones y el trabajo en el pleno, hay acuerdo sobre el sentido del voto y el posicionamiento del grupo está fijado, esta situación no tiene que tener repercusiones a nivel institucional», defendió el nuevo portavoz de la formación, Pere Soler.

Por su parte, Xisca Mora no escondió que su destitución como portavoz del PI, que tal como avanzó este periódico fue promovida a sus espaldas por sus compañeros de grupo político en el Consell, «ha afectado nuestra relación personal, han traicionado mi confianza». «Queda claro que no han aceptado el resultado del congreso, que no saben perder», lamentó Xisca Mora.

Críticos y organizados

Los miembros del llamado sector crítico del PI no esconden que «estamos organizados como una corriente crítica dentro del partido, no creo que estemos dentro de un partido estalinista y espero que como en las demás formaciones democráticas, las corrientes críticas quepan en el PI», añadió Soler. Unas afirmaciones que comparte Toni Roldán, quien fuera candidato a presidir el PI y una de las caras visibles del sector crítico del partido. «Existe un grupo grande de gente que nos reunimos porque la actual dirección no quiere que participemos en las decisiones de partido», defendió Roldán.

El futuro de los dos consellers insulars rebeldes y el del sector crítico se decidirá en el Comité de Disciplina del PI. Tiene que reunirse para analizar la posible expulsión del partido de Pere Soler y de Isabel Febrer por la destitución unilateral y a espaldas de la dirección del partido de Xisca Mora. Un comité disciplinario que también dictaminará el alcance de las irregularidades que han sido denunciadas por los críticos referentes al pasado congreso del PI.

El apunte

Nueva petición para destituir a Sofia Alonso

El Partido Popular volvió a pedir ayer la destitución de la actual consellera insular d’Afers Socials y presidenta del IMAS, Sofia Alonso, por haberse saltado la cola de vacunación el pasado mes de diciembre. Hace un año, Més votó a favor de reprobar a Alonso pero ayer todo el equipo de gobierno insular votó en contra de la petición del PP.