Josep Melià en una intervención en el Parlament balear. | P. Pellicer

El PI-Proposta per les Illes ha anunciado este viernes una enmienda a la totalidad al proyecto de ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2022 presentado por el Govern, al considerar que «son ficticios e insostenibles». En una rueda de prensa, el portavoz del PI en el Parlament, Josep Melià, ha asegurado que las cuentas del Govern «no dan respuesta a las necesidades de los ciudadanos de Baleares» sino que «ofrecen una insuficiente respuesta a la crisis de la COVID-19 y no tienen una orientación clara para la reactivación económica». Además, el PI ha recordado que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ve muy poco probables las previsiones económicas del Govern. «Considera excesivamente optimistas las previsiones de crecimiento, ya que existen riesgos a la baja por la pandemia que no han sido debidamente valorados en el proyecto de presupuestos», según Melià. En las cuentas para 2022, el PI cuestiona que los ingresos presupuestados provienen en gran parte «de un sistema de financiación obsoleto, injusto para las Islas, cuyas consecuencias no se han previsto adecuadamente en el proyecto de presupuestos».

Noticias relacionadas

Además, la formación alerta por el incremento de la deuda pública de la Comunidad hasta un nuevo máximo de 9.270 millones de euros, y creen que se agravará todavía más porque auguran que no llegarán algunos de los ingresos previstos. «Provocará un aumento de la deuda insostenible a medio y largo plazo, que puede hacer inviable la financiación de los servicios públicos», ha declarado Melià. Asimismo, el PI cree que faltan «políticas de recuperación y reconversión turística, de diversificación del modelo productivo y de avance decisivo en innovación e investigación». «Las inversiones para dinamizar la pequeña y mediana empresa, y especialmente el comercio, son absolutamente insuficientes», ha dicho.

«Presión fiscal asfixiante»

Asimismo, el partido cree que el proyecto del Govern «mantiene y aumenta una presión fiscal asfixiante», con un aumento del canon de residuos «en unos momentos en los que existen enormes dificultades para hacer frente a las obligaciones tributarias» y «tipos impositivos demasiado elevados» en sucesiones y donaciones. Melià también ha criticado «no se prevén reducciones en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas».