Imagen de un concesionario. | Autovidal

Comprar un coche en Baleares puede suponer hasta cuatro meses de espera debido a la falta de semiconductores que existe en el mercado. Así lo ha confirmado Andrés Vidal, presidente de la Asociación de Concesionarios de Baleares (Aseda) y CEO de Autovidal. En este punto, ha insistido en que si el cliente demanda un producto con unas características muy específicas el tiempo de espera es de unos 3-4 meses, mientras que antes era de 1-1,5 meses.

No obstante, ha precisado que en los concesionarios siguen teniendo vehículos en stock y, salvo que los clientes pidan un modelo muy concreto, puede realizarse una entrega inmediata. «No hay problemas de stock en los concesionarios, aunque sí se han ajustado», ha destacado.

Vidal también ha precisado que la demora depende del lugar de fabricación del vehículo. En este sentido, los que se producen en China y Corea tienen menos problemas de porque allí sí se están fabricando microchips; los mayores retrasos se están produciendo con los coches fabricados en Europa y Estados Unidos.

Noticias relacionadas

Los semiconductores que se utilizan para la fabricación de los automóviles son chips que se encuentran en una placa electrónica. En concreto, un semiconductor es un material que puede actuar como un conductor, permitiendo el paso de una corriente eléctrica, pero también como un aislante, impidiéndola según varios factores como puede ser la temperatura ambiente, el tipo de estructura atómica del mismo o el campo eléctrico o magnético al que esté sometido. Los principales materiales semiconductores son el silicio y el germanio.

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Baleares (Aseda) y CEO de Autovidal ha recordado que durante la pandemia se dejaron de producir semiconductores para el sector de la automoción y cuando se ha reactivado la producción, estos chips habían sido adquiridos por otros sectores. Además, ha habido algunos problemas circunstanciales en determinadas fábricas que han impedido su funcionamiento.

Toda esta problemática está motivando que las personas que quieren adquirir un vehículo tengan que esperar varios meses, en algunos casos hasta el próximo año, si quieren un coche con unas características específicas que no se encuentra en el concesionario. Sin lugar a dudas, se trata de un impedimento que trastoca los planes de los clientes que, en algunas ocasiones, tienen que decantarse por otro vehículo en el caso de que les urja adquirirlo.

El apunte

¿Cuándo estará resuelta esta problemática?

Vidal ha asegurado que lo peor ya ha pasado y la previsión es que en el último trimestre del año y en el primer semestre de 2022 la situación mejore bastante. Se estima que en el segundo semestre de 2022 la situación ya podría estar normalizada.