Agroturismo en Menorca. | Redacción Local

0

La ocupación de las casas rurales para el próximo puente de «Tots Sants» alcanza, por el momento, un 61,1% en las Islas, a la espera de que pueda aumentar por las reservas de última hora, según los datos aportados este martes por Tuscasasrurales.com.
Por contra, la plataforma establece que Baleares es una de las comunidades que registran un menor porcentaje de ocupación entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre.

Los datos a nivel nacional

En el conjunto nacional, este porcentaje alcanza el 76%, a falta de contabilizar las reservas de último minuto, «que pueden incrementar la ocupación en uno de los puentes clave para el turismo rural».

Con todo, a pocos días de que lleguen estas fechas vacacionales, la ocupación media de los alojamientos rurales es 30 puntos superior a la registrada en 2020.

Según la plataforma, este gran aumento se debe principalmente a que el año pasado muchas comunidades autónomas tenían prohibidos los desplazamientos, lo que provocó que las reservas descendieran.

«Este año, la mejora de la situación de la COVID-19 ha permitido que la mayoría de provincias puedan recuperar e incluso superar la ocupación que tenían» en los años previos a la pandemia, han señalado.

Por territorios, la Comunidad Foral de Navarra es la que lidera la ocupación de toda España, con un 94,42%, seguida de otras como Cataluña (88,8%), Castilla y León (87,49%), Extremadura (87,06%) y La Rioja (85,8%).

Por otro lado, los comunidades que registran un menor porcentaje de ocupación son Baleares (61,1%), Galicia (57,8%) y Asturias (47,47)%.

En cuanto a provincias, y al incluirse las autonomías uniprovinciales, Navarra se sitúa nuevamente en primera posición con un 94,42%, seguida de otras como Huelva, (94,28%), Toledo (93,95%), Barcelona (93,69%), Zamora (93,25%) y Segovia (92,83%).

Las características más demandadas por los viajeros que han decidido practicar turismo rural durante el puente de Todos los Santos son barbacoa, que admita animales y que cuente con chimenea.

Los alojamientos que cuentan con estas singularidades incrementan un 5% su media de ocupación respecto a los que no disponen de ellas.