0

La Porquera XXI es el nombre que recibe la nueva versión del modelo tradicional del calzado mallorquín, diseñado y realizado por Monge Shoes a partir de ropa de desecho de la Fundación Deixalles.

Según ha explicado este martes el Govern en nota de prensa, el nuevo producto ha entrado a formar parte del catálogo de 'Loop Diseño y Circularidad', un programa de la Conselleria de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática que busca «sensibilizar y promover la implementación del diseño como elemento estratégico en la mejora competitiva de las empresas».

Por este motivo, se pone en contacto a profesionales del diseño y empresas, para desarrollar productos que obedezcan a los estándares de la estética, la funcionalidad y la economía circular.

Concretamente, 'Loop Diseño y Circularidad' engloba los proyectos en cuatro ámbitos: circularidad, reutilización --en el que se adscribe el proyecto de Monge y Deixalles--, transformación y proximidad.

Desde el Govern han recordado que la Fundación Deixalles gestiona anualmente más de 1.000 toneladas de ropa, «seleccionadas y clasificadas por sus trabajadores para darle una vida nueva». De ellas, una parte se destina a la venta de segunda mano en tiendas propias de la Fundación y otra se vende a mayoristas.

No obstante, «siempre hay una parte que, por algún tipo de imperfección, rotura o mancha, no puede volver a ponerse en circulación», han insistido, por lo que su destino final es la incineración.

Con el objetivo de poder reutilizar el material residual y conectar la economía social con el diseño, Monge Shoes ha creado esta nueva versión de la porquera tradicional mallorquina.

Así, los tejidos se completan con una serie de componentes compatibles con el medio ambiente, como la suela de fibras naturales, el caucho biodegradable o la piel que proviene de desechos de la industria alimentaria.

«De esta forma se reinventa un clásico, cuya característica principal es la suela de neumático reutilizado», han aplaudido desde el Govern. Por ahora, la ley obliga a los proveedores a reciclarla por su alto impacto medioambiental.