Los inmuebles están diseñados por arquitectos de la Isla para ser construidos con los mejores materiales y con armonización con el entorno natural.

Mallorca registra este año una demanda récord de viviendas de diseño sobre plano en Mallorca, que supera los registros de la prepandemia. La inmobiliaria Engel & Völkers constata la elevada demanda surgida entre los inversores procedentes de Alemania, Reino Unido, Francia, Países Bajos, Suecia, Suiza y Austria, principalmente, por un tipo de viviendas sostenibles de arquitectura contemporánea y detalles mediterráneos.

«Debido a la gran escasez de suelo para construir, los promotores se han centrado en la construcción de inmuebles de lujo con los mejores arquitectos mallorquines que aportan estilo y prestigio a cada proyecto», explica Hans Lenz, director de Engel & Völkers Mallorca Suroeste. Una zona en la que Engel & Völkers lidera Amber Village y Parallel, dos promociones diseñadas por los galardonados arquitectos Tomeu Esteva y Jaime Oliver.

Entre los clientes de Engel & Völkers triunfan los proyectos sostenibles y personalizados en un rango de precios entre los 595.000 euros y los 2,8 millones. En la actualidad, la inmobiliaria de lujo alemana gestiona 30 proyectos en Mallorca, con un volumen total de ventas de unos 750 millones de euros en obra nueva.

Las zonas que están acaparando las inversiones son la Serra de Tramuntana, el Port d’Andratx, la zona de Son Vida y el centro antiguo de Palma. Asimismo, está creciendo la inversión en la Part Forana, en concreto en Binissalem, Biniali y Sencelles.

El interés de los inversores extranjeros en las nuevas promociones inmobiliarias no deja de crecer en Balears, tal como reflejan las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El valor de las transacciones inmobiliarias en las Islas durante el primer semestre del año ascendió a 390 millones de euros, un volumen que dobla los 190 millones registrados en los seis primeros meses de 2019 y que es un 84 % superior al del primer semestre de 2020, cuando se alcanzaron los 212 millones de euros.

Una de las causas es el incremento de los costes de construcción que, desde los máximos de nuevas promociones alcanzados en el año 2007, cuando se concedieron 11.830 licencias en las Islas, se han triplicado. «Este aumento se debe principalmente a la utilización de materiales de mayor calidad, así como a la incorporación de nuevas tecnologías sostenibles y respetuosas con el medio ambiente», puntualizan desde la inmobiliaria.