La petición también reclama que se asegure la capacitación lingüística en catalán de los trabajadores públicos. | Youtube

5

La Comisión de Asuntos Institucionales y Generales del Parlament balear ha aprobado este miércoles una propuesta de MÉS con la que se pide garantizar que los ciudadanos de las Islas puedan utilizar el catalán al dirigirse a la administración estatal.

Se trata de una propuesta que ha contado con el apoyo de PSIB, Unidas Podemos y el PI.

La propuesta, defendida por el diputado Josep Ferrà -e impulsada por Joan Mas 'Collet'-, pide «garantizar el derecho de opción lingüística de los ciudadanos de poder relacionarse en lengua catalana con la Administración General del Estado en Baleares», apelando a la propia declaración de oficialidad de la lengua y a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

La petición también reclama que se asegure la capacitación lingüística en catalán de los trabajadores públicos, y que se atienda al ciudadano en la lengua oficial que lo solicite para evitar discriminación. El texto aprobado apunta a los tratados internacionales en materia de protección de la diversidad lingüística y los derechos lingüísticos de los ciudadanos y, especialmente, de la Carta Europea de las lenguas regionales y minoritarias.

Desde MÉS han defendido que en la actualidad se incumplen las sentencias y estatutos al «obviar» el conocimiento del catalán en el empleo público. Ferrà ha lamentado que este problema «perdura en Baleares» pese a que en una sentencia de 1986 el Tribunal Constitucional ya resolvió respecto a este asunto -en un caso de Cataluña-. El diputado ecosoberanista ha sostenido que esta situación supone «indefensión» para los catalanoparlantes.

Por otro lado, la Comisión reunida este miércoles también ha debatido una propuesta del PP que pedía restaurar el monumento que recordaba al ex alcalde de Es Castell Francesc Gimier Sintes, retirado por la Dirección General de Memoria Democrática.

Según explica el PP, el monumento recordaba al alcalde del municipio entre febrero de 1924 y 1930, y que en 1936 «fue asesinado por un grupo de militares y paisanos, que le fueron a buscar por la noche a su casa». El PP alegaba en el texto de la iniciativa que el asesinato fue motivado por una venganza personal y no por motivos políticos.

La propuesta pedía restituir el monumento en el cementerio de Es Castell, donde fue encontrado el cuerpo. La petición ha sido rechazada con los votos en contra de PSIB, Unidas Podemos, MÉS y el PI.

Por último, la Comisión también ha debatido y rechazado otra propuesta, en este caso del Grupo Mixto, sobre la atención en catalán al ciudadano por parte de las empresas de seguridad y vigilancia.