Joan Rosselló, designado síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas, ha tomado posesión de su cargo este lunes. | CAIB

0

Joan Rosselló, designado síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas, ha tomado posesión de su cargo este lunes, en un acto presidido por la presidenta del Govern, Francina Armengol, en el Consolat de Mar. Rosselló, que ocupa el cargo desde el año 2015, ha renovado por tres años más al frente del órgano de control.

Durante su toma de posesión, Rosselló ha ofrecido a la presidenta Armengol la posibilidad de, a través de los recursos de que dispone la Sindicatura de Cuentas, realizar formaciones que ayuden a ocupar las plazas públicas, ofertadas en las diferentes administraciones; así como colaboración para realizar un control previo adecuado de los fondos europeos.

Armengol, quien ha recordado «la experiencia dilatada al servicio de la ciudadanía» y el «magnífico trabajo» de Rosselló como síndico mayor, le ha agradecido, por su parte, su predisposición a trabajar en favor de lograr ocupar las plazas de empleo público y el trabajo previo que se pueda hacer con la Sindicatura para que los fondos europeos «vayan lo más encaminados posible a las prioridades de esta comunidad autónoma».

La presidenta autonómica también ha agradecido el trabajo «de los trabajadores públicos de la Sindicatura, especialmente después de 20 meses en los que la Administración se ha tenido que adaptar de forma extraordinaria».

Además de Rosselló, también ha renovado como síndico Fernando Toll-Messía, y se ha incorporado como síndica Maria Antònia Garcia, en sustitución de Bernat Salvà, jubilado recientemente. En este sentido, Armengol ha valorado que entre por primera vez una mujer a la institución, una señal «de normalidad y de la igualdad que tiene que existir entre hombres y mujeres».

Al acto, que se ha celebrado en la capilla del Consolat de Mar, también han asistido el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs; la delegada del Gobierno, Aina Calvo; la presidenta del Consell insular de Mallorca, Catalina Cladera; la consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez, representantes de varios grupos parlamentarios y otras autoridades.