Matas, el pasado mes de marzo, cuando tuvo que declarar por la caja B del Partido Popular. | Efe

13

El expresident Jaume Matas está desde hace meses fuera de la cárcel pero aún tiene un último trámite judicial por hacer: el recurso que presentó su defensa por la condena de diez meses de cárcel que le impuso la Audiencia Provincial en el ‘caso Son Espases’. Más de dos años después de esta sentencia, el Tribunal Supremo celebrará el próximo día 19 la vista del recurso. La Sala de lo Penal mantiene un notable retraso a la hora de resolver algunos asuntos como este recurso por Son Espases o el del exconseller José María Rodríguez por el ‘caso Over’.

En el caso de Son Espases, la resolución del Tribunal Supremo será más simbólica que otra cosa ya que apenas se traducirá en efectos prácticos. En el juicio, Matas asumió todos los hechos de los que se le acusaba y un delito de fraude a la administración. Se discutía por seis meses más o menos de cárcel que son los que le impuso la Audiencia por tráfico de influencias. Para el expresident, el que ese medio año se convierta en condena firme apenas cambiará nada.

El calendario

Matas ingresó en prisión en junio de 2018 para cumplir las condenas de los casos ‘Nóos’ y ‘Ópera’ por los que sumaba cuatro años y tres meses. Hace ya más de un año que accedió al tercer grado y es poco probable que esa situación cambie. Aun si el nuevo cómputo fuera firme, con una condena de cinco años, Matas ya habría cumplido mucho más de la mitad de la pena y permanecería en la misa situación. La condena del ‘caso Son Espases’ se produjo en el verano de 2019. La sentencia de la Audiencia establecía que el intento de adjudicar de forma fraudulenta a OHL la construcción del hospital se debió a un «deseo» del expresident: «Todas las actuaciones, tanto las que hacían avanzar la adjudicación hacia OHL como aquellas otras cuyo objetivo no podemos deslindar ya fuera tapar la maniobra o ya fuera conseguir que fuera exitosa, se realizaron con la conciencia de que se estaban ejecutando las órdenes de Matas».

La sentencia sí le eximió del pago de una indemnización de 38 millones. Matas consiguió sobrevolar todo el caso Son Espases sin dar ni una sola explicación sobre lo ocurrido con las obras del hospital: ni sobre los motivos por los que ordenó dirigir el concurso hacia la empresa de José Miguel Villar Mir ni por los que luego se paralizó el concurso que, finalmente, se encaminó hacia Florentino Pérez. Ni en fase de instrucción ni en el juicio ni en la comisión de investigación parlamentaria el expresident declaró para explicar qué ocurrió en ese procedimiento.

Una vez se celebre la vista en el Supremo y el tribunal decida si existió o no delito de tráfico de influencias, Matas habrá terminado por completo el recorrido judicial que arrancó en 2009 con su imputación en el ‘caso Palma Arena’ y que le llevó dos veces a prisión.

El apunte

Rodríguez, dos años y medio a la espera del recurso

Si el retraso con Matas es de algo más de dos años, algo parecido ocurre con el exconseller José María Rodríguez, con la diferencia de que éste sí se juega ingresar o no en prisión. Fue condenado por el ‘caso Over’ a tres años y medio de prisión en junio de 2019. Desde entonces, entre retrasos de la Audiencia en enviar el expediente a Madrid y los propios de Supremo, aún no se ha decidido si se admite a trámite.