El objetivo del Govern es aprovechar las cubiertas de grandes edificios y aparcamientos para instalar placas fotovoltaicas. | Redacción Local

44

Avanzar al máximo en energías renovables es una de las prioridades del Govern, que al mismo tiempo se ha marcado como objetivo que alcanzar la soberanía energética implique el mínimo consumo de territorio posible. Por este motivo se prevé impulsar la instalación de placas fotovoltaicas en el entorno urbano. La Vicepresidència de Transició Energètica prepara un decreto de impulso al autoconsumo, aprovechamiento de grandes aparcamientos y cubiertas para la instalación de energías renovables.

Este decreto, que en breve saldrá a exposición pública, obligará a instalar placas solares en edificios con una superficie construida superior a los 5.000 metros cuadrados o con una superficie en planta de más de 1.000 metros cuadrados. En este último caso se trata, sobre todo, de naves.

La obligación afectará tanto a edificios públicos como privados y establecerá las posibles excepciones. Cabe recordar que en algunos casos, por cuestiones técnicas, resulta casi inviable solarizar las cubiertas. Según indican fuentes de la Direcció General de Canvi Climàtic, no se fijará una fecha límite para las instalaciones fotovoltaicas.

Por contra, sí que se fijará un plazo para la solarización de los aparcamientos. Así, y según ya anunció el pasado jueves el vicepresident Juan Pedro Yllanes, antes de 2025 tendrán que instalar placas los aparcamientos privados de más de 1.500 metros cuadrados, los públicos de más de 1.000 y los de nueva construcción privados de más de 1.000.

Otro punto que incluirá el decreto es la obligación para grandes consumidores y las instalaciones de renovables de más de 1 megavatio (MW) de implantar sistemas de acumulación de energía, principalmente baterías, ya que permiten «optimizar la gestión de la demanda», en palabras de Yllanes. Desde el Govern entienden que el almacenamiento es esencial en un sistema de renovables basado en la energía fotovoltaica, con el fin de maximizarla.

Con este decreto, Transició Energètica da «prioridad absoluta» a las instalaciones de energías renovables en suelo urbano y en cubiertas, según insisten fuentes de este departamento, por lo que no se consume territorio.

El apunte

Las administraciones públicas deben dar ejemplo

Desde Vicepresidència del Govern entienden que las administraciones públicas deben dar ejemplo. Por ello, antes del 2027 todos los edificios de la Administración tienen que incorporar instalaciones renovables. En caso de excedentes, el Institut Balear d’Energia los podrá explotar suministrando energía en régimen de autoconsumo compartido a hogares y pymes.