Ejemplar de virot gros. | Redacción Local

1

El Govern y entidades de protección de la biodiversidad y las aves han puesto en marcha una campaña para pedir a los ciudadanos que avisen al 112 cuando encuentren aves caídas en zonas urbanas deslumbradas por la iluminación artificial.

En particular, se hace un llamamiento a la colaboración para proteger a los ejemplares jóvenes de pardela cenicienta (Calonectris diomedea), que estos días empiezan a hacer sus primeros vuelos desde los acantilados e islotes y en ocasiones se deslumbran y desorientan por las luces de la costa y caen en calles y jardines.

Estos ejemplares «quedan expuestos a colisiones, atropellos y son más vulnerables a los depredadores, como los gatos», indica la Conselleria de Medio Ambiente en un comunicado.

El departamento autonómico lleva a cabo la campaña en colaboración con la Iniciativa de Investigación de la Biodiversidad de las Islas (IRBI) y el Acuerdo para la Conservación de los Albatros y Petreles (ACAP) .

Además de las pardelas cenicientas se ven afectados por deslubramientos los paíños y las pardelas baleares, aunque estas últimas en otras épocas del año.

Si las aves caídas están en zonas de peligro, hay que recogerlas con cuidado con una toalla y dejarlas en una caja en ventilada hasta que sean recogidas por especialistas y también hay que informar si se encuentran a los ejemplares muertos.