Fachada de la Audiencia Provincial. | Redacción Local

3

La Audiencia Provincial ha impuesto una condena de cinco años de cárcel para un estafador que consiguió más de 400.000 euros gracias a que logró hipotecar todas las propiedades de una mujer de 77 años a la que engañó.

Según declara probado la sentencia, el acusado, con cuatro antecedentes penales por delitos similares, convenció a la víctima para que le ayudara y le diera el dinero que conseguía de hipotecar con prestamistas privados las seis propiedades de las que disponía la víctima.

La promesa de que devolvería el dinero era falsa, según declara la sentencia y, desde el principio, la intención del acusado fue desplumar a la mujer y lucrarse a su costa.
Relación de confianza

Ambos se habían conocido en el año 2012 en el barrio de Palma en el que vivía la víctima que tomó confianza al acusado, que era el propietario de un taller. Este le contó que tenía una serie de problemas legales y que necesitaba dinero para evitar ingresar en prisión. La mujer accedió a ayudarle y él se comprometió a devolverle el dinero con lo que ganaba de su negocio.

Con ese trato, entre 2012 y 2013 acudieron a seis notarías distintas a hipotecar otras tantas propiedades por cantidades que oscilaron entre los 30.000 y los 148.000 euros, siempre por debajo del valor real de los inmuebles. Entre esos bienes se encontraba la vivienda habitual de la víctima y de su hija, que había hecho un poder general de todos sus bienes en favor de la madre.

Fue esta operación y la orden de desahucio que siguió por el impago de la hipoteca la que alertó al otro hijo de la mujer sobre lo que había sucedido. Éste consiguió saldar parte de las deudas con su propio capital.

Durante el juicio, el principal acusado y una mujer que colaboró con él reconocieron los delitos y aceptaron cinco y un año de prisión, respectivamente. Las víctimas acudirán a otro procedimiento por el dinero.