La imagen de archivo es de 2019, cuando el arquitecto Carlos Ferrán presentó el proyecto del complejo hospitalario ante la misma presidenta del Govern, Francina Armengol, la consellera Patricia Gómez y el director del IB-Salut, Juli Fuster.  | M. À. Cañellas

27

Salut pisa de nuevo el    acelerador en cuanto a los trámites para iniciar la construcción de nueve centros de salud en Mallorca. Una de las opciones más sencillas, y que a la vez permitirá reducir algo los costes, es que la misma empresa se encargue de realizar todas las infraestructuras previstas. Así lo aprobará el Govern próximamente.

La intención es hacer una única concesión que se licitaría antes de que termine 2021 por una partida de 86,4 millones de euros. Las obras podrán iniciarse el último trimestre del año que viene.

Como se recordará, el centro de salud más ambicioso de este Plan de Infraestructuras sanitarias en vías de desarrollo es el de Bons Aires, en Palma, donde se ha proyectado un nuevo Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) que puede llegar a acoger al mismo número de targetas sanitarias que se atienden por dos centros de salud diferentes.    Un proyecto que se presentó ya hace dos años y debería estar ejecutado.

También se dará luz verde a duplicar las plazas del centro de salud de Son Ferriol, en Palma;el nuevo espacio de Trencadors, en s’Arenal de Llucmajor;la ampliación de Nuredunna, en Artà;el polémico centro de salud de Pollença que funcionará al 100 % con energías limpias; y las Unidades Básicas de Salud de Santa Margalida, Consell, Montuïri y Sant Joan.

Se avanza así en la planificación sanitaria para la mejora y la modernización de la atención asistencial. Con estos nueve centros de salud se pretende cubrir las necesidades de Atención Primaria en las zonas donde ésta se ve más mermada, ya sea por un déficit de servicio o por un incremento poblacional.

Y es que no todas las infraestructuras serán de nueva construcción, las hay que irán destinadas a salvar deficiencias estructurales o a ampliar recintos ya en funcionamiento. Eso sí, todas las obras responden a demandas vecinales que no sólo querían nuevos puntos de atención sino un catálago más amplio de servicios sanitarios que requerirán contratar a más personal.

Atención Primaria es la red asistencial de mayor envergadura por ser la más cercana a la población. Su papel se ha puesto de relevancia precisamente con la pandemia de la COVID, pues el 90 % de los casos se ha seguido desde Primaria que, a su vez, ha intentado no dejar de lado al resto de los pacientes.

Salut plantea desde hace tiempo reformar todo el sistema, un cambio que habría interrumpido la pandemia en según que aspectos pero que en otros habría acelerado, como es, por ejemplo, la apuesta por la consulta telefónica o la llegada de la telemedicina.   

Por lo que respecta a las infraestructuras, la emergencia sanitaria ha ralentizado pero no paralizado la planificación de nuevos centros. Cabe recordar que en marzo de este mismo año, el Consell de Govern aprovaba que el proceso de licitación de las obras de los nueve centros de salud se hiciera por la vía urgente. Ese trámite llevó al que está a punto de aprobarse ahora que prevé que la adjudicación se haga en menos de un año.