Los locales de ocio nocturno necesitan una puesta a punto muy importante para poder reabrir. | Pilar Pellicer

14

El sector del ocio nocturno de Baleares valoró con satisfacción la flexibilización de las medidas, pese a que aún se mantienen algunas restricciones para evitar la propagación de la COVID-19.

El presidente de la Asociación Balear de Ocio Nocturno (Abone), Miguel Pérez-Marsá, ha argumentado que el hecho de que el único sector que permanece cerrado pueda volver a abrir el próximo 8 de octubre -si el TSJIB autoriza el certificado COVID- es una inyección de energía.

En este punto, ha recordado que el sector venía reclamando el certificado de vacunación para poder reabrir. Si la Justicia lo aprueba, el aforo máximo permitido será del 75 %, con los clientes sentados en mesa para beber y mascarilla para acceder a la pista de baile. El horario de cierre será, como máximo, a las 5.00 horas, salvo que las ordenanzas municipales sean más restrictivas.

Noticias relacionadas

No obstante, ha reconocido que algunas de las grandes discotecas, especialmente las de Ibiza, no llegarán a abrir porque no les saldrá rentable hacerlo sin turistas. Además, ha considerado que las que sí puedan abrir tendrán difícil realizar la puesta a punto para el día 8 de octubre, fecha fijada para la reapertura.

Cabe precisar que su apertura está condicionada a que el TSJIB apruebe las medidas propuestas por el Govern. En caso contrario, el Ejecutivo autonómico se volverá a reunir el próximo lunes con los agentes sociales para intentar pactar unas nuevas.

El baile no está permitido en los pubs

Respecto al hecho de que no se pueda bailar en los pubs, Pérez-Marsá ha respondido que se trata de «medidas de inicio, que a medida que vaya mejorando la situación epidemiológica se irán flexibilizando». En los pubs no se podrá bailar, pero su horario se amplia desde las 2:00 horas a las 4:00 horas.