Tres agentes de la Policía Local ante el hotel donde estaban confinados los jóvenes. | M. À. Cañellas

31

La sentencia del TSJIB respecto al confinamiento de los estudiantes no altera la acusación de los padres de los adolescentes del macro brote en su acusación contra la directora general de Salut, Maria Antònia Font. Uno de los abogados que representa a los denunciantes, Angel José del Pino Ibáñez, explica que la denuncia por detención ilegal no tiene que ver con la validez o no de la orden de confinamiento del 27 de junio sino por dar la orden de mantener encerrados a los adolescentes en los días previas.

«Se coartó el derecho a la libre circulación que tiene cualquier ciudadano, aunque sea menor de edad», añade. Las acusaciones sostienen que antes de que se llevara a cabo una orden por escrito los jóvenes ya se encontraban recluidos en contra de su voluntad. En todo caso, también consideran irregular la resolución de la directora general que combaten en varios procedimientos en juzgados de lo Contencioso Administrativo de Palma. En esos órganos se han planteado una serie de recursos por vulneración de derechos fundamentales.

Los padres y los jóvenes confinados no están presentes en el procedimiento de ratificación de las medidas que fue anulado por la juez y que ha ratificado esta semana la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia. En ese proceso sólo son partes la Abogacía de la Comunitat y la Fiscalía, que ya ha anunciado que recurre ante el Tribunal Supremo la decisión del TSJIB.

En total son tres denuncias independientes de grupos de padres de los jóvenes confinados contra Font las que se encuentran en investigación en el Juzgado de Instrucción 12 de Palma después de que se acumularan todas en el mismo órgano.

El apunte

La juez tiene que decidir si archiva la causa o no

La juez que ocupa el juzgado de Instrucción 12 de Palma tiene que decidir ahora si acepta la petición de archivo formulada por el Govern o lleva a cabo algún tipo de diligencia. En julio la magistrada citó a declarar a Font como investigada. Sin embargo, semanas después dejó sin efecto esta declaración al acumularse en ese juzgado las otras dos denuncias que había en otros órganos. Desde entonces no se han llevado a cabo diligencias ni las han solicitado las acusaciones.