Hermosa imagen de nubes en Mallorca. | Xesca Serra

1

El tiempo en Mallorca para el último fin de semana de septiembre y el primero del otoño se presenta más estable que las últimas jornadas, que han estado marcadas por la DANA, según las previsiones de la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Baleares.

Este viernes se han registrado en la Isla máximas de entre 27º y 29º de media, están dentro de lo normal, que son 26º. Sin embargo, en Palma se ha llegado a los 30º.

Este sábado se esperan intervalos nubosos con predominio de nubes medias y altas y no se puede despreciar la posibilidad de que haya alguna precipitación débil y ocasional, acompañada de barro. Además, habrá brumas, sin descartar algún banco de niebla matinal. Las temperaturas nocturnas estarán en ligero descenso, entre los 19º y los 23º, mientras que en las diurnas con pocos cambios. El viento soplará flojo variable con brisas costeras débiles.

El pronóstico de la Aemet para el domingo indica intervalos nubosos, tendiendo por la mañana a predominio de cielo poco nuboso con nubes de evolución diurna y baja probabilidad de algún chubasco ocasional por la tarde. También habrá brumas y puede que algún banco de niebla matinal. Las temperaturas irán en ligero descenso, con máximas de 26º a 31º y mínimas de 18º a 23º. «El domingo comienza a retirarse la masa de aire cálido, descenderán las temperaturas, sobre todo, el lunes y desaparecerá la sensación de bochorno», resume la delegada de la Aemet en Baleares, María José Guerrero.

Así, la semana arrancará con intervalos de nubes altas y brumas matinales. Las temperaturas nocturnas irán en descenso, respecto a la madrugada anterior, y las diurnas se mantendrán con pocos cambios. El viento soplará de componente oeste flojo, con brisas costeras débiles.