Imagen de un aula de Secundaria. | Efe

96

La polémica suscitada por las enmiendas del PSIB a la futura llei d'Educació de Baleares, que prevén tratar como vehicular al castellano, va en aumento. En las redes sociales hemos asistido a un buen número de reacciones, y entre ellas destaca la expuesta por el profesor Antoni Janer.

En Twitter Janer ha publicado un hilo que explica una curiosa historia personal, la de una chica de primero de Batxillerat que «parecía recién llegada». Sin embargo «m'ha dit que era nascuda a Mallorca. M'ha dit que s'havia escolaritzat en un centre concertat de Palma i que allà no es parlava el català». De hecho le confesó que «en Palma no tenía ninguna necesidad de hablar catalán». Según el docente y periodista, su relato plasma una gráfica explicación de cuál es «la situación real del catalán en los centros educativos de Baleares».

Noticias relacionadas

Resulta interesante la reflexión final del docente, que considera fracasado el intento de que la escuela sea un instrumento imprescindible de integración lingüística y de cohesión social para las personas que llegan a las Islas. No obstante, a buen seguro que se pueden encontrar también ejemplos de éxito. ¿Cuál de las dos situaciones es más coincidente y recurrente? Juzguen ustedes mismos.

Este jueves hemos conocido que el PSIB ha propuesto a sus socios de Govern (Més per Mallorca y Podemos) enmendar su propio proyecto de Llei d’Educació, ya en trámite parlamentario, para que el castellano sea tratado como lengua vehicular de enseñanza y aprendizaje en calidad de lengua cooficial de la comunidad. Este hecho le igualaría con el catalán, al que se aplicaría la diferenciación de «lengua propia y vertebradora».