Un celador traslada a un paciente por los pasillos de un hospital. | Redacción Local

101

Casi 3.000 celadores se han quedado fuera del nuevo corte en la bolsa de empleo del IB-Salut por no acreditar los requisitos. En más de 2.000 casos, explican, lo que falta es la titulación de, al menos, el nivel B1 de catalán.

La lista, que se publicó el pasado martes, ha levantado ampollas en buena parte de los excluidos. Algunos de ellos, reclaman que se amplíe el plazo para presentar la titulación y otros pedían la deferencia de avisar con tiempo, después del sobreesfuerzo hecho a causa de la pandemia.

«Es injusto que nos excluyan ahora cuando lo dimos todo por el asunto de la COVID. De qué me sirven los méritos, el dineral tirado en estudios y formación o batir récord en horas», se lamenta uno de los afectados.

«Estamos intentando organizarnos a través de un grupo de WhatsApp y con los sindicatos para que esto no se lleve a cabo. Que el catalán sea un mérito y no una imposición. Yo, como andaluz afincado en Mallorca desde hace años, me siento discriminado a todas luces», añade otro.

Un tercer consultado considera que lo ideal era pedir el catalán a las nuevas incorporaciones pero no así a quienes ya estaban trabajando en la Administración.

Para entrar en el proceso se requiere el B1

u El 23 de marzo de 2018 el Govern balear aprobaba un decreto ley que regulaba la capacitación lingüística del personal estatutario del IB-Salut. En el documento se explica que sólo en el caso de que falten profesionales y se ponga en duda la respuesta asistencial, no sería necesario acreditar el catalán. Sin embargo, desde el IB-Salut recordaron ayer que para entrar en bolsa es necesario acreditar el nivel B1.

u