Este martes se conmemora el día mundial del Alzheimer. | Pixabay

0

Los profesionales de la Psicología de Baleares reivindican una labor multidisciplinar en el abordaje del Alzheimer, que prevea un apoyo psicológico para las familias y los personas que se dedican al cuidado de estas personas, coincidiendo con este 21 de septiembre con la conmemoración del Día Mundial del Alzheimer.

Desde el el Col·legi Oficial de Psicologia de les Illes Balears (COPIB), recuerdan que la OMS estima que la demencia afecta a nivel mundial a unos 50 millones de personas y prevé que el número total se triplique en el año 2050. Solo en España, más de 1 millón de personas están diagnosticadas de Alzheimer. En ese contexto, el colegio de Baleares defiende «la especial relevancia que cobra la labor multidisciplinar en el abordaje del Alzheimer y la demencia, con el fin de posibilitar una detección precoz de la enfermedad que favorezca la intervención y el apoyo necesarios para mejorar la vida de las personas diagnosticadas, así como de sus familiares y de las personas cuidadoras».

Los profesionales de la Psicología subrayan en este día «el impacto en la salud física y mental que conlleva para las familias y los/as cuidadores de una persona diagnosticada de Alzheimer es imposible de cuantificar. La carga y el peso emocional que supone enfrentarse día tras día a las abrumadoras consecuencias que conlleva el avance de la enfermedad, se traducen comúnmente en trastornos de ansiedad y depresión, sentimientos de desesperanza y tristeza, entre otros».

Desde el Colegio recuerdan que muchos de estos trastornos podrían evitarse y/o mejorar con un apoyo psicológico profesional. «Está demostrado que los programas de respiro familiar, así como los centros de día y asociaciones que disponen de apoyo psicológico profesional para atender a las familias y personas cuidadoras de un enfermo de Alzheimer permiten que estos sobrelleven mejor la carga emocional, dándoles a conocer las características que rodean la enfermedad, y dotándolos de técnicas y habilidades que les permitan desenvolverse ante distintas situaciones y puedan conciliar su vida familiar, social y laboral con las funciones de cuidado».

Por ese motivo, el COPIB pone de manifiesto varias cuestiones:

1.- El/la profesional de la psicología es una pieza clave en los centros de atención a personas con demencia.

2.- Las/los profesionales de la psicología son quienes están capacitadas/os para llevar a cabo la evaluación, diagnóstico y seguimiento del estado cognitivo, afectivo y conductual de la persona con enfermedad de Alzheimer.

3.- El/la psicólogo/a es quien puede dar pautas tanto familiares como a las personas cuidadoras sobre cómo actuar ante determinados comportamientos, pensamientos, etc. que pueden resultar estresantes.

4.- El/la profesional de la psicología es quien tiene los conocimientos para adaptar las intervenciones terapéuticas a las necesidades de cada persona.

5.- Las intervenciones conductuales y terapias no farmacológicas para el abordaje de los síntomas psicológicos y conductuales de la demencia deben estar supervisadas y evaluadas por profesionales de la psicología, quienes conocen las técnicas de modificación de conducta que más efectividad tienen para el control de estos síntomas.