Una persona circula por Palma con su patinete eléctrico entre otros peatones. | Jaume Morey

37

La venta de patinetes eléctricos, y en menor medida otros vehículos análogos como hoverboards, segways o monociclos, ha experimentado un crecimiento brutal en los últimos años. Ya son una estampa habitual en las calles de Palma: un medio de transporte autónomo, a un precio al alcance de casi todos los bolsillos, que utilizan desde una estudiante pasando por un director de banco o un jubilado. Fácil de usar, sin necesidad de papeles ni carnet y que se ha vendido como un sistema de desplazamiento verde y saludable.

Si los patinetes no dejan de crecer, también lo hacen los problemas. Las cifras son demoledoras. Más sanciones que nunca. Se multiplican por seis este año. Pero el incremento de estos vehículos, como era de esperar, también empieza a tener su reflejo en los datos de siniestralidad.

Médicos y Policía local alertan de que los accidentes son cada vez más graves. Pasamos de quemaduras por asfalto, un golpe o la fractura a dos fallecidos, uno en Consell en abril y otro Portals a mediados de junio. En Palma, por ejemplo, un chaval de 16 años estuvo en coma inducido tras empotrarse el pasado 18 de agosto contra una furgoneta tras saltarse un semáforo circulando sin casco ni chaleco reflectante.

Normativa municipal y estatal

La industria de los patinetes eléctricos y los usuarios se han beneficiado durante mucho tiempo de la situación de vacío legal en cuanto a este tipo de movilidad, dado que la Dirección General de Tráfico (DGT) no ha aprobado hasta este año una legislación estatal que regula la circulación, así como las normas de convivencia de estos vehículos, siendo los ayuntamientos los que hasta ahora se habían encargado de ordenarlo mediante ordenanzas municipales. ¿El resultado? Caótico.

PALMA REPORT PATINETES FOTO MOREY
Un patinete sí puede circular por el carril bici.

El Consistorio palmesano, por ejemplo, aprobó su propia normativa en junio de 2019, Inca lo hizo en marzo de 2020, Lloseta reguló su uso en septiembre del año pasado y en Calvià, por ejemplo, entró en vigor en abril. Pero, aunque ya esté reglado, todavía queda mucho trabajo por hacer para controlar la infinidad de irregularidades relacionadas con su uso. Según los expertos, la educación vial es primordial, y las sanciones.

Multas y siniestros

La norma municipal de Palma señala que los VMP solo pueden ser conducidos por mayores de 15 años, siempre en posición de pie, y nunca puede desplazarse más de una persona sobre él. Asimismo, estos dispositivos deben respetar las normas generales de circulación, cumplir con los requisitos técnicos de certificación establecidos y disponer de timbre, sistema de freno, luces y elementos reflectantes homologados.

Ahora echen la vista atrás y piensen cuántas veces han visto a un usuario con un patinete eléctrico incumpliendo flagrantemente la ordenanza municipal.

Este 2021 se están batiendo récords de multas en Ciutat a los usuarios de este tipo de vehículos: hasta 700 sanciones impuestas hasta el mes de agosto en Palma; esto supone un 526 por ciento más de sanciones respecto al año anterior, cuando solo se aplicaron 113 multas.

Gráfico de accidentes y multas de patinetes en Palma.
Noticias relacionadas

La sanción más habitual, no disponer de timbre, sistema de frenos, luces o elementos reflectantes (206 multas impuestas este año); le siguen las sanciones por circular por lugares destinadas exclusivamente a los peatones (145); no portar chaleco o arnés visible (140) y circular con acompañante (92 multas).

Inca ha impuesto 13 sanciones en agosto, Calvià dos multas graves durante el estío. No es solo un problema de la capital palmesana. Carlos Caballero, responsable del área de Tráfico en el Ajuntament de Inca, apunta a que ha sido «necesaria» la ordenanza municipal para dejar las cosas claras a los usuarios y responder a la demanda social, «muy sensibilizada con la proliferación de este tipo de vehículos».

Desgraciadamente, también se multiplican los accidentes en Palma en los que los patinetes están involucrados. Hasta mediados de agosto de este año se han producido 117 siniestros, con 86 víctimas de diversa consideración, mientras que en todo 2020 se contabilizaron 143 accidentes y un centenar de lesionados. Un dato que puede resultar alto, pero recuerden que estuvo el confinamiento de por medio. En 2019, por aportar otro dato, se contabilizaron 94 accidentes. El crecimiento de incidentes se dispara.

La visión del peatón

Un estudio publicado esta semana desprende que nueve de cada diez españoles consideran que la micromovilidad, es decir, el uso de vehículos de movilidad personal (VMP) como son las bicicletas o los patinetes eléctricos, no está lo suficientemente regulada.

Para Sonia Jitsi, portavoz de Vianants Mallorca, la asociación para la defensa de los derechos de los peatones «vivimos en una ciudad que durante mucho tiempo solo ha sido concebida para los vehículos motorizados (que gozan de entre un 70 y un 80 % del espacio público), el resto de vehículos ligeros, ya sean patinetes o bicicletas, se están viendo relegados las aceras y al uso de carriles bici intermitentes y ridículamente estrechos, que fueron diseñados para una afluencia muchísimo más baja que la actual».

En este sentido, señala que «el consistorio debería trabajar en carriles segregados, seguros y amplios para estos vehículos, para que puedan ocupar la calzada sin causar perjuicios a los peatones. Y que controle y sancione la velocidad que superan con demasiada frecuencia los 25 km/h poniendo en peligro a niños y ancianos».

Calvià, la más firme a la hora de regular

Calvià acumula este verano dos denuncias graves por uso indebido del patinete: una de ellas por circular sin tener la edad permitida y otra por no portar las medidas de seguridad establecidas. Resultado: 200 euros de multa cada una.

El municipio calvianer, que llevaba dos años viviendo el aumento de los vehículos de movilidad personal, aprobó su normativa en abril; en julio hizo obligatorio el uso del casco homologado y elementos o chaleco reflectantes; mientras que enero de 2022 solo se podrá circular por el municipio con seguro.