El tiempo comienza a inestabilizarse. | Toni Diez

1

El verano se despide de Mallorca con lluvias y tiempo inestable, según ha avanzado este miércoles la delegada de la Aemet en Baleares, María José Guerrero. El otoño comenzará el próximo 22 de septiembre a las 21:21 horas y hasta entonces predominará la inestabilidad. «El verano acaba con inestabilidad, se prevén chubascos acompañados de tormenta», resumen Guerrero. No obstante, puntualiza que las noches seguirán siendo tropicales, es decir, el mercurio no bajará de los 20º.

Este miércoles hay sobre la Isla una masa de aire cálido, que dejará temperaturas elevadas, las máximas rondarán entre los 33º-35º; lo normal en esta época son 27º. El pronóstico también prevé precipitaciones débiles en forma de barro durante todo el día; no se descarta alguna tormenta, aunque dejará poca cantidad de agua.

Este próximo jueves el cielo estará nuboso y se producirá alguna precipitación, en general débil acompañada de barro y ocasionalmente de tormenta, tendiendo por la tarde a predominar el cielo poco nuboso. Las temperaturas bajarán: las mínimas oscilarán entre los 20º-24º y las máximas entre los 27-30º. El viento soplará del suroeste, con rachas de fuertes de madrugada disminuyendo por la tarde a flojo variable.

El viernes seguirá la nubosidad con chubascos que pueden ir acompañados de barro y tormenta y ser localmente fuertes, tendiendo durante la tarde a cielo poco nuboso. Las temperaturas experimentarán pocos cambios o un ligero descenso; las mínimas irán de los 19º a los 22º y las máximas de los 27º a los 29º.

La Aemet prevé para el sábado intervalos nubosos con chubascos acompañados de tormenta, que por la tarde pueden ser localmente fuertes, tendiendo a cielo poco nuboso. Las temperaturas se mantendrán con pocos cambios o en ligero descenso; mínimas de 19º a 22º y máximas de 27º a 29º.

El domingo se esperan intervalos nubosos con alguna precipitación ocasional y aislada, tendiendo durante la tarde a poco nuboso. Las temperaturas experimentarán pocos cambios.