Son Sant Joan contabilizó más de 2,6 millones de pasajeros en agosto. | P. Pellicer

1

Son Sant Joan recuperó el pasado mes de agosto más de la mitad de los pasajeros registrados en el mismo período de 2019, antes de la irrupción de la pandemia y año récord en cifras turísticas. En concreto, el mes pasado pasaron por el aeropuerto de Palma casi un 62 % de los visitantes que dos años antes.

Según los datos publicados este lunes por AENA, Son Sant Joan contabilizó poco más de 2,6 millones de pasajeros en agosto. Representan un 113,8 % más que un año antes y 38,1 % menos que en 2019. En el conjunto de aeropuertos de la red de AENA, el descenso respecto a 2019 fue muy similar al de Mallorca, del 38,9 %. Son Sant Joan se mantuvo en agosto como el tercer aeropuerto más transitado de España, por detrás de los de Madrid y Barcelona.

Los aeropuertos de Ibiza y Menorca se situaron en quinta y novena posición, respectivamente, en cifra de viajeros. Eivissa recuperó el 74 % de pasajeros de antes de la pandemia en agosto, mientras que Menorca recuperó el 83,7 %.

En cuanto al tráfico aéreo, Son Sant Joan contabilizó 22.243 operaciones, un 49,4 % más que un año antes y un 19,3 % menos que en 2019.

Los datos de agosto constatan que la recuperación turística se ha concentrado, sobre todo, en verano. Prácticamente tres de cada diez pasajeros que han pasado por el aeropuerto a lo largo de este año lo han hecho en agosto. En los primeros ocho meses del año, Son Sant Joan contabilizó 8.359.991 viajeros, un 60,3 % menos que en el mismo período de dos años antes.

No a la ampliación

Por su parte, el grupo ecologista GOB exigió ayer al Govern, al Consell y a Cort que se posicionen en contra de los nuevos planes de AENA de «intensificar el tráfico aéreo en Palma y ampliar el aeropuerto». Según el Documento de Regulación Aeroportuaria 2022-26 (DORA II), al que ha tenido a acceso la entidad ecologista, se prevén «diversas actuaciones en el aeropuerto Palma para aumentar su capacidad operativa y de pasajeros». El GOB indica que AENA    pretende invertir unos 312 millones en Palma, en lo que considera «una ampliación encubierta que AENA se sigue negando a detallar».