La vivienda nueva se encareció un 9,5 % en el segundo trimestre. | M. À. Cañellas

20

El precio de la vivienda en Balears sube a un ritmo que casi duplica la media estatal. En el segundo trimestre del año se incrementó un 5,7 % en las Islas en comparación con el mismo período del año anterior, mientras que en el conjunto del Estado lo hizo un 3,3 %. Así se desprende de los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en los que no se ofrecen valores en euros pero sí un índice a partir del cual se calcula la evolución del precio de la vivienda.

Es relevante, en cualquier caso, que este indicador alcanzó un máximo histórico en Baleares en el segundo trimestre del año. Se trata de un período en que las Islas estaban plenamente afectadas por la pandemia. Además, la subida del 5,7 % del segundo trimestre es la más alta desde que comenzó la pandemia.

Desde entonces, el precio de la vivienda no ha parado de crecer, aunque lo había hecho a un ritmo menor. En el primer trimestre aumentó un 1,1 %, y en solo tres meses, se ha quintuplicado la intensidad de crecimiento.

De acuerdo con los datos del INE, el precio de la vivienda aumenta en comparación con un año antes desde el primer trimestre de 2014. Balears encadena ya más de siete años consecutivos de subidas, por lo que se han superado ya los índices de 2007, justo antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. De hecho, antes de la COVID-19 ya se habían recuperado los precios en algunos segmentos inmobiliarios.

Demanda

Hay que tener en cuenta que la actual crisis no ha afectado a la demanda de alto standing que ha tirado del sector de la construcción. No se trata de una tendencia nueva, pero sí que se ha acelerado con la pandemia. Muchos ciudadanos europeos se han interesado en adquirir residencias en las Islas, especialmente de lujo.

La falta de stock, de la que hace años que alertan constructores y promotores, ha contribuido a encarecer el precio de la vivienda. Una de sus principales reivindicaciones, así como de arquitectos y arquitectos técnicos, es la de una modificación de los planeamientos urbanísticos para poder construir pisos más pequeños, adaptados a la demanda actual, y así abaratar su coste.

Por tipología de vivienda, en el segundo trimestre del año, la nueva se encareció un 9,5 % mientras que la de segunda mano lo hizo un 5,6 %, respecto al mismo período del año anterior. Sin embargo, en lo que va de año, la vivienda usada ha subido más, algo que se puede atribuir al hecho de que hay menos casas nuevas en venta.