Los bienes inmuebles representan poco más de una cuarta parte del total declarado. | Redacción Local

El número de ciudadanos de Baleares con un patrimonio –bienes materiales y dinero– superior al millón de euros alcanza los 8.127. Se trata de los contribuyentes obligados a presentar la declaración del Impuesto de Patrimonio de 2019 y cuya estadística la Agencia Tributaria acaba de publicar. En total declararon un patrimonio superior a los 26.000 millones. Tanto la cifra de contribuyentes como la cantidad global no ha parado de crecer en los últimos años.

También se incrementa el importe medio, que en 2019 alcanzó los 3,24 millones, por encima de los casi 3,1 millones de un año antes. Balears se sitúa así como la quinta comunidad con el patrimonio medio más alto de España, por detrás de Madrid (19,2 millones), Galicia (5,9 millones), Murcia (3,5 millones) y Canarias (3,5 millones).

El Impuesto sobre el Patrimonio es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava el patrimonio neto de las personas físicas. Está cedido a las comunidades, que obtienen el total de la recaudación y se encargan de su gestión. En Balears declaran este tributo los residentes con un patrimonio superior al millón de euros y son aquellos que superan el mínimo exento de 700.000 euros y con vivienda habitual exenta hasta los 300.000 euros.

Recaudación

La mayoría de los 8.127 contribuyentes que presentaron la declaración tuvieron que pagar. En total, 7.814 ciudadanos abonaron a las arcas de la Comunitat 74,5 millones. Representa el 4,5 % del total que se ingresó en el conjunto del Estado en concepto de Impuesto de Patrimonio. Balears fue la quinta comunidad que más dinero recaudó a través de este tributo, por detrás de Catalunya, Valencia, Andalucía y Galicia. En el otro extremo se encuentra Madrid, única comunidad donde este impuesto está bonificado al 100 %.

La cantidad a pagar por estos contribuyentes varía en función su renta. A mayor patrimonio, se paga más. Si bien Balears no figura entre las comunidades más caras para los ciudadanos con un patrimonio de un millón, las Islas son la segunda autonomía más cara si el patrimonio declarado es superior a los 10,9 millones. El tipo de gravamen oscila entre el 0,28 y el 3,45 %. El tipo máximo es el segundo más elevado del Estado y grava los patrimonios a partir de los 10,9 millones.

En cuanto a las partidas declaradas por los ciudadanos de Balears, la mayoría se incrementan con el paso de los años, si bien su peso se mantiene más o menos estable. El 66,6 % del patrimonio total corresponde al capital mobiliario, es decir, acciones, deuda pública o depósitos en cuentas bancarias, que suponen 17.484 millones. El mercado inmobiliario se muestra como la segunda opción favorita, acaparando poco más de una cuarta parte del patrimonio total (6.905 millones). La partida que más se incrementó en 2019 fueron el arte y las antigüedades, al pasar de 2,8 a más de seis millones.

Respecto al número de declarantes, en 2019 aumentó en casi 300 en comparación con un año antes, lo que representa una subida del 3,8 por ciento, inferior al crecimiento del 8,7% del patrimonio declarado (2.109 millones). Esto significa que el patrimonio de las rentas más altas crece a un ritmo más de dos veces superior al número de personas que logran superar el millón de euros de patrimonio.