La OCB describe una peligrosa deriva contra los derechos lingüísticos de los ciudadanos. En la imagen, una manifestación de 2018 de la plataforma ciudadana Mos Movem contra la exigencia de acreditación del conocimiento del catalán a los trabajadores de la sanidad pública de las Islas. | Efe

75

La sociedad civil de Baleares sensible con la promoción y defensa de la lengua catalana pasa a la ofensiva ante el «aluvión» de «discriminaciones lingüísticas que últimamente se producen en la sanidad pública de las Islas», y exige al Govern hechos concretos más que palabras. En caso contrario, acudirán a las calles.

De este modo la Obra Cultural Balear (OCB) ha propuesto al ejecutivo balear que ponga en marcha un plan de choque en la sanidad pública para «garantizar los derechos de los usuarios a expresarse libremente, sin sufrir coacciones ni chantajes, en lengua catalana».

Noticias relacionadas

Además «exigimos a la presidenta del Govern que se comprometa públicamente con los derechos lingüísticos de los ciudadanos y que haga un llamamiento público a toda la ciudadanía para que use la lengua catalana sin miedo a sufrir ningún tipo de discriminación». En caso de que las autoridades de las Islas hagan caso omiso, se enfrentarán a «un conjunto de movilizaciones». «Los ataques contra nuestra lengua no los permitiremos ni con Bauzá ni con Armengol».

Para la entidad cultural «este verano se ha visibilizado una situación que hace muchos años que existe. En las Islas Baleares, tras casi 40 años de autogobierno, se producen continuamente agresiones lingüísticas». La última la conocimos hace escasos días, cuando una doctora del Centro de Salud Son Pizà se negó a entender a una usuaria que le hablaba en catalán, tal y como denunció el hijo de la paciente en Twitter.

Estas denuncias son, según la OCB, una muestra de que «ahora mismo se vive una situación de auténtica alarma social», que no ha menguado con la puesta en marcha de la Oficina de Defensa dels Drets Lingüístics.