El Govern era el propietario de los dos inmuebles hasta que los subastó en el año 2017 pero se reservaba su uso gratuito durante año y medio más, hasta el 30 de diciembre de 2019. Sin embargo, los conservó diez meses más.  | Jaume Morey

34

La Conselleria de Mobilitat i Habitatge estuvo durante diez meses de okupa en dos pisos del Born de Palma y ahora tendrá que pagar el alquiler que no abonó durante ese tiempo y compensar al dueño de dos inmuebles en una de las zonas más caras de la ciudad. La propia Administración ha aceptado su condición de morosa y tramita un expediente administrativo para compensar a la propiedad, la mercantil Feliu Borne Real Estate S.L.U.

Los dos pisos, situados en el número 17 de la paseo, fueron subastados en 2017 por el Govern, que consiguió por ellos más de cuatro millones de euros. En las cláusulas del concurso se incluía una cesión gratuita a la Conselleria de los dos inmuebles, situados en el tercer y cuarto piso, hasta el 30 de diciembre de 2019. En ellos había una serie de oficinas de la Administración. Sin embargo, llegó el plazo y el propietario no recibió las llaves ni ninguna explicación más. La Administración devolvió el tercer piso con tres meses de retraso, pero no devolvió las llaves del cuarto hasta octubre del año pasado. Diez meses sin abonar ningún tipo de alquiler.

La propiedad giró una factura a la Conselleria a razón de un alquiler de 3.000 euros mensuales más IVA por cada uno de los dos pisos. La Administración no discute la deuda y ha iniciado un procedimiento para compensar a la mercantil. El incidente ha pasado también por el Consell Consultiu para su dictamen.

En su informe, este órgano señala que «sean cuáles sean las circunstancias circundantes, no cabe duda que hubo morosidad en el cumplimiento de la puesta a disposición de los locales al comprador, por lo que existe acreditada una responsabilidad contractual». El órgano también da por bueno el cálculo que hace la propia Administración sobre el dinero que tiene que abonar por los diez meses que dejó de pagar. La cuantía ha sido calculada por el departamento de arquitectura de la propia Conselleria en base a los alquileres de la zona del Born, una de las más caras de Palma.

Con IVA

El informe descarta que, por el momento, el Govern tenga que abonar intereses de demora por la reclamación pero sí que tiene que asumir un gasto adicional por los impuestos. También recuerda que no se trata de un supuesto de responsabilidad patrimonial de la Administración sino de un incumplimiento de contrato idéntico al que puede cometer un particular. De tal manera que encarga al conseller que resuelva el procedimiento y que orden el pago del alquiler adeudado.

Los dos pisos habían sido propiedad del Govern al menos de 2013, desde que se extinguió su anterior propietaria, la empresa CAIB Patrimoni. Más de una década después se decidió su venta    después de que hubieran alojado, entre otras dependencias, a parte de la Abogacía de la Comunitat.

La subasta se llevó a cabo en 2017 y se inició con un precio de    3,8 millones de euros entre ambos inmuebles y la venta se saldó por 2.162.000 euros y 2.312.000 euros respectivamente. Ahora, el retraso en la entrega de la vivienda supone una parte de esas cantidades.

Oficinas del servicio de arquitectura

Los okupas de los dos pisos en medio del Born eran los servicios de arquitectura de la propia Conselleria d’Habitatge. El retraso en desalojar las instalaciones y en hacer entrega de las llaves provoca ahora el pago de la compensación a los propietarios que, desde finales de 2020, ya tienen el pleno dominio de los dos pisos del edificio.