Imagen de este mismo mes del aparcamiento de Formentor (Pollença). | Efe

8

La situación acuciante que se ha denunciado en las últimas horas en el Caló des Moro, en Santanyí, no es única de este reducido arenal de arenas blancas y aguas cristalinas que tan solo puede albergar a unas decenas de personas a la vez. Al contrario, podemos encontrar distintos lugares idílicos repartidos por toda la geografía mallorquina que por la afluencia de turistas y visitantes han visto mermado en buena medida su encanto único.

Quizás el caso más paradigmático lo encontremos en es Trenc. El parque natural con amplia extensión de dunas en el municipio de Campos, en el Migjorn de Mallorca, no solo alberga estos sistemas imprescindibles para la renovación de la primera línea de costa; también cuenta con un gran aparcamiento que en estas fechas acostumbra a llenarse hasta la bandera y que los ecologistas piden que se traslade a un lugar menos sensible.

Precisamente ese aparcamiento fue noticia recientemente, a cuenta del caos circulatorio que colapsa a diario el entorno del salobrar en el mes de agosto.

CAMPOS - Caos total en pleno parque natural para acceder al párking de la playa de es Trenc.
Reciente imagen del camino que lleva al aparcamiento de es Trenc, en plena zona natural protegida. Foto: P.A.M.

Más allá de es Trenc, entre ses Covetes y la Colònia de Sant Jordi, acostumbran a acumularse muchas embarcaciones en estas semanas.

La imagen nocturna de la zona que sigue a estas líneas es muy explícita y habla por sí misma. Toda una ciudad flotante.

Cala Pi es otro de los clásicos que suele aparecer en los listados de playas imprescindibles de Mallorca, y es una más de las que este verano ha colgado el cartel de lleno absoluto.

Comparen las dos imágenes siguientes y digan si la imagen promocional hace justicia a la realidad con la que pueden encontrarse los visitantes un día cualquiera.

De Formentor ya tuvimos noticias negativas hace unas semanas, con una gran acumulación de embarcaciones cerca de la orilla de la emblemática y antaño calmada playa cuando se acercaba la hora del almuerzo.

En fechas más recientes hemos asistido a una auténtica 'fiebre' por recorrer la sinuosa carretera que culmina en el emblemático faro, una situación denunciada por los propios ciudadanos y de la cual también se hizo eco en su momento Ultima Hora.

Cabe señalar que el caso de Cala Pi y la bandera de 'completo' en las playas de Mallorca no tiene excesivo mérito este verano de 2021, cuando la necesidad de mantener un mínimo de distancia social obliga a cumplir los aforos más a rajatabla que nunca.

De hecho en muchos arenales de la Isla, con excepción de los larguísimos de Platja de Palma y Alcúdia-Platja de Muro-Can Picafort, se ha cerrado el paso a los bañistas por exceso de ocupación en un momento u otro del verano.